Los venezolanos han pasado sus días de Navidad en colas para comprar alinentos y en los bancos

Thaís Aguilar/CNP 9810

El mes de diciembre es un mes muy esperado para todos los cristianos; es un mes en el que se celebra el nacimiento de Jesucristo. Hoy, 24 de diciembre  se celebra la Nochebuena,  víspera del día de Navidad (25 de diciembre). Es la celebración cristiana de la noche en que nació Jesús.

Aunque las costumbres varían de unos países a otros, en Venezuela es bastante común una reunión familiar para cenar e intercambiarse regalos. Se considera como una fiesta de carácter cultural y familiar, ya que también se reúnen las familias aunque no haya celebración religiosa.

Sin embargo, esta es una navidad diferente, distinta para millones de venezolanos que hoy no encuentran nada para celebrar, pues la alta inflación les devora su salario y en sus hogares no tienen alimentos. Aunque el calendario marque que hoy es 24 de diciembre, para los venezolanos la grave crisis económica no lo parecerá y será lamentablemente un día más en el calendario de todos.

A millones no les alcanzó el dinero para hacer las tradicionales hallacas, ni para comprar el pernil, el pan de jamón ni la torta negra, mucho menos para decorar sus casas, para comprar estrenos ni regalos. Millones de niños también se acostarán hoy sin recibir la visita de San Nicolás.

Hoy la tradicional cena de  Nochebuena, no estará servida en la mesa, porque el mismo tiene un valor de Bs. 6.426, 49, según datos del Centro de Documentación y Análisis Social de la Federación Venezolana de Maestros (Cendas-FMV), quizá muchos decidan apagar las luces temprano e irse a dormir, pues la gran mayoría asegura que no hay nada que celebrar y es que acercándose a su tercer año de recesión, Venezuela sufre de escasez y una inflación de tres dígitos que han obligado a un número creciente de familias a simplemente cancelar las celebraciones.

En esta oportunidad, la Navidad no se vislumbra como una época feliz pues las colas para comprar los productos regulados por número de cédula se han incrementado ya que el dinero no les alcanza para pagar los alimentos importados, los medicamentos siguen escasos, la crisis bancaria se ha acentuado a raíz del poco dinero en efectivo circulante a lo que se le suma la ola de saqueos y disturbios que azotó a varias ciudades del país el fin de semana, dejando fallecidos, cientos de detenidos, un gran número de comercios arruinados y poblados militarizados.

Una reciente encuesta de Ratio/UCAB, una consultora de la Universidad Católica Andrés Bello, una de las principales del país, en alianza con la firma local Ecoanalítica,  destaca que alrededor del 38,5 por ciento de los venezolanos piensa que esta Navidad será peor que la pasada, y un 35 por ciento considera que serán las peores de sus vidas.

Niños sin estrenos ni juguetes

El señor Carlos Méndez, manifestó que este año, por primera vez en sus vidas, sus dos hijos, Isabela de 8 años y Enmanuel de 10, no tendrán estrenos porque el dinero solo le alcanza para comprar comida. “Lo poco que tengo es para comprar las hallacas,  pan salado y un refresco para poder cenar esta noche. Hoy, no llegará San Nicolás porque tampoco alcanzó el dinero. Esto es muy triste, mi esposa no ha parado de llorar, estamos pensando en irnos de Venezuela porque esto ya nadie lo aguanta”.

Entre tanto, Cristina Zambrano, aseguró que el pasado año su hijo disfrutó de sus estrenos y regalos, pero destacó que este año no será igual porque la situación está muy difícil. “Yo hablé con él, tiene  13 años, me duele todo esto pero no tenía otra alternativa. Gracias a Dios, Luis, mi hijo,  tiene un corazón grande y me dijo que no me preocupara que vendrán mejores años para Venezuela”.

El niño, Wladimir Carraquero, de apenas 8 años, quien caminaba por el centro de San Cristóbal tomado de la mano de su progenitora, dijo “En la carta que le escribí a Santa apenas le pedí una cosa, un carro de control remoto, grande, ah,  y también le dije que le ayudará a conseguir trabajo a mi papá”.

El carro de control remoto que quiere Wladimir, está por el orden de los Bs 500.000 bolívares, dinero que sus padres no tienen, sin embargo su madre aseguró que le regalarían un carrito de plástico, de buen tamaño.

Curiosamente días atrás el presidente Nicolás Maduro acusó a los empresarios y a la oposición de querer arruinarle la Navidad a los 30 millones de venezolanos, especulando y acaparando con los productos. En cadena presidencia destacó mientras reía «No le hagan cartas a Santa Claus porque no les va a llegar nada. En Venezuela llegará el Niño Jesús, y en todo caso San Nicolás, Eso sí, sin barba. San Nicolás con bigotes».

Nicolás Maduro empezó a distribuir casi 4 millones de juguetes que confiscó a una importadora local, y aseguró serían distribuidos a los niños a través de los CLAP.  Sus críticos aducen que Maduro quiere distraer a la fuerza a los venezolanos de los profundos problemas de su país.

Con la esperanza puesta en Dios

A pesar de las dificultades por las que atraviesan los venezolanos, muchos coinciden en que tienen la fe puesta en Dios para ver el renacimiento de la nueva Venezuela, donde todos sean iguales pero sobre todo donde la libertad reine por doquier.

Pedro Gutierrez, señaló “tenemos la esperanza de no repetir estas grises navidades, aquí esto tiene que cambiar para todos, más adelante veremos cuanto aprendizaje nos dejó todos estos años de profundo sosiego, desesperación y tristeza”.

Ermilde Calderón aseguró “la improvisación y mala planificación del Gobierno Nacional en materia económica ha generado este caos, esta crisis en millones y millones de hogares venezolanos, Nicolás Maduro arruinó la Navidad de los venezolanos, gracias su desastre financiero”.

Señaló, Arnoldo Contreras, “los culpables son los de la oposición, ellos se han ideado toda esta crisis económica para afectar el trabajo que viene haciendo el presidente, pero los vamos a derrotar”.

Finalmente, lo que si es cierto es que el trabajo de reconstrucción económica que deben emprender los factores del cambio más temprano que tarde, va más allá de la recuperación de la confianza de parte del empresario y establecer garantías de protección a sus bienes, sino de devolverle la dignidad a un pueblo que en estos momentos lucha para sobrevivir en esta profunda crisis a la cual aún no le encuentran salida alguna.

Y usted ¿está entusiasmado para celebrar La Navidad junto a sus seres queridos?. Deje su comentario.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.