Desde el comienzo de la epidemia del COVID-19, usar mascarillas se ha convertido en algo cotidiano a lo que muchos de nosotros todavía nos estamos acostumbrando. Y a pesar de que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) recomiendan usar una cuando se esté en público, existen algunas diferencias importantes entre las muchas opciones que existen.

Sí, resulta que no todas las mascarillas se crean igual. Con la ayuda de The New York Times, realizamos algunas investigaciones sobre las máscaras faciales y sus diferentes niveles de efectividad para que puedas tomar la decisión correcta cuando se trata de protección.

mascarillas quirúrgicas

Mascarillas quirúrgicas

Los médicos de todo el mundo se ponen mascarillas quirúrgicas aprobadas por la FDA todos los días cuando realizan operaciones quirúrgicas. Pero un estudio reciente publicado en Annals of Internal Medicine ha demostrado que si bien estas piezas de EPI, también conocidas como máscaras médicas, son buenas para proteger contra gotas grandes, salpicaduras o aerosoles de fluidos corporales, no son tan efectivas para proteger a personas de partículas en el aire como otras opciones de mascarillas existentes.

Lea también: Los riesgos de relajar el confinamiento demasiado pronto

¿Otra razón por la que debes mantenerte alejado de las mascarillas quirúrgicas? Los CDC dicen que no son para uso público durante la pandemia. «Esos son suministros críticos que deben seguir siendo reservados para los trabajadores de la salud y otros equipos de primera respuesta médica», según se puede leer en la web de los CDC.

mascarillas de tela

Mascarillas de tela

Quizás te sorprenda, pero una mascarilla de tela de doble capa puede ser una forma efectiva de protegerte a ti mismo y a quienes te rodean de la propagación de contagios, como descubrió el estudio mencionado anteriormente. Asegúrate de que las caseras queden bien, lo que significa que cubran fácilmente desde arriba de la nariz hasta debajo de la barbilla, sin grandes huecos en las mejillas.

mascarillas N95

N95s

La mascarilla N95 se ha convertido en un nombre familiar desde que su drástica escasez hizo que la gente se volviera loca por conseguirla durante las primeras semanas de la pandemia. Estas máscaras de un solo uso filtran el 95 por ciento de las partículas en el aire, creando un sello que protege al usuario de contaminantes externos. Dicho esto, es otra pieza de EPI que los CDC no quieren que uses, no solo porque deben reservarse para profesionales médicos, sino porque es muy probable que lo hagas incorrectamente.

mascarillas elastomericas

Mascarillas elastoméricas

Con la escasez de mascarillas N95 creando una situación grave en los hospitales de todo el mundo, muchos trabajadores de la salud se ven obligados a usarlas durante mucho más tiempo de lo previsto. En cambio, algunas personas en la primera línea están recurriendo a las mascarillas elastoméricas, que están certificadas por el gobierno para proteger al usuario y a quienes lo rodean tanto o mejor que las N95, según The Times. Además, también se pueden limpiar y reutilizar durante años. Dejando a un lado las bromas sobre Darth Vader o Breaking Bad, estas piezas de EPI pueden ser una de las soluciones más seguras para quienes están en primera línea.

mascarillas respiradores

Respiradores purificadores de aire accionados

Lea también: Estudio vincula grupo sanguíneo con gravedad de COVID-19

Por ahora, muchos ya nos hemos acostumbrado a enfrentarnos a mascarillas que nos hacen sentir cargados y con calor. Pero, ¿qué pasa con una opción increíblemente segura y que literalmente respira? Un potente respirador purificador de aire (PAPR, según sus siglas en inglés) utiliza un soplador que funciona con baterías para empujar el aire a través de cartuchos de filtro o botes y dentro de la zona de respiración del usuario. Esto crea un flujo de aire dentro de una mascarilla ajustada o una capucha o casco holgado, proporcionando mucha más protección que las mascarillas quirúrgicas o las N95. Pero si bien esta opción puede brindarte la capacidad de respirar con calma, lo pagarás: muchos modelos se venden por alrededor de 800 dólares y requieren un mantenimiento regular caro, informa The Times.

Fuente: Noticias MSN

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.