Las mandarinas forman parte de la tradición en Venezuela

Ante los tiempos difíciles que vive Venezuela la creencia popular en los temas esotéricos y espirituales está más vigente que nunca, pues miles de ciudadanos esperan y anhelan que el país donde nacieron salga de la situación tan crítica que está viviendo, como nunca antes en la historia.

Según la tradición proveniente de los países nórdicos, el Espíritu de la Navidad llega a la Tierra cada 21 de diciembre y se encarga llevar la paz y la unión a cada familia. También se dice que este espíritu baja y visita a todas las personas de buena voluntad entre las diez y doce de la noche para recoger todos los agradecimientos por el año en curso y las peticiones para el siguiente.

Así es que, aunque la Iglesia católica condena esta tradición por considerarla pagana y mercantilista, miles de venezolanos se preparan hoy para recibir el Espíritu de la Navidad y entregarle todos sus deseos y necesidades por su país y sus ciudadanos.

Ahora bien, desde tiempos inmemorables existes rituales que coinciden con el solsticio que se da en esta época del año, cuando el sol alcanza su mayor altura y al mismo tiempo se da el día más largo del año. Por lo tanto el Espíritu de la Navidad es percibido en la actualidad como una energía que trae al mundo paz, amor, armonía, alegría y mucha abundancia.

Esta es la historia de la tradición:

Muchas teorías circulan en torno a la verdadera historia del Espíritu de la Navidad; sin embargo, la más extendida se apoya en que el Maestro de la Natividad, como también se le llama al popular personaje, fue un viajero errante que llegó a la Tierra para revelar los secretos de otras galaxias.

Ciertamente, la imagen original de este hombre dista mucho de la actual. Mientras en el pasado se creía que era un varón joven, delgado y fuerte, hoy se le asocia con un anciano, de aspecto bastante parecido al que ostenta el Santa Claus moderno. Lo único que no ha cambiado en este relato, con el paso de los años, es la naturaleza bondadosa de aquel individuo, que a su paso no hacía más que regalar oro y piedras preciosas, bienes espirituales de gran valor en aquellos tiempos en los que el mercantilismo aún no había echado raíces en el mundo.

Anualmente los germanos conmemoraban la llegada del Espíritu, que casualmente había aparecido un 21 de diciembre, fecha en la que se produce el solsticio de invierno, momento en el cual la Tierra se encuentra más alejada del Sol y, por ende, tiene lugar la noche más larga de todo el año. Con el tiempo, la tradición se fue extendiendo y el ritual se comenzó a ver como una posibilidad de recibir bendiciones, gracias a la conjunción de todas las energías positivas del Universo.

Hora del solsticio

El solsticio se producirá hoy 21 de diciembre de 2016 a las 10:44 PM, hora que según la tradición baja el Espiritu del a Navidad a la Tierra, por lo que todas las puertas y ventanas de la casas deben estar abiertas.

Cada grupo posee una forma particular de recibir el Espíritu de la Navidad, incluso, los seguidores del movimiento de la Nueva Era y de otras corrientes relacionadas con la metafísica, han incluido el uso de cristales, piedras, velas y hasta de aceites esenciales. En Venezuela, las personas tienden a llevar a cabo la ceremonia con un nutrido grupo de familiares y amigos, que se reúnen para cenar el 21 de diciembre de cada año.

Luego de la comida, los invitados se congregan en un lugar específico de la casa (generalmente la sala) donde, más que festejar, se disponen a reflexionar sobre los comportamientos que han adoptado en el año que está por concluir. Esta oportunidad es propicia para pedir perdón a Dios por las fallas cometidas y disculpar a todos aquellos que, de una u otra manera, le han ofendido, pues despojarse de todo rencor es fundamental para que el espíritu se eleve y sean escuchadas las peticiones que están próximas a formularse.

Terminado el proceso de purificación, cada persona se arma con papel y lápiz y comienza a escribir sus solicitudes. Hay quienes son partidarios de no imponer límites en el número de pedidos, mientras que otros se inclinan por realizar sólo 21 demandas; independientemente de la elección, lo importante es que se planteen beneficios para el mundo, el país, la familia y los amigos cercanos, dejando en última instancia los favores personales.

Cuando se ha finalizado la lista, se cortan los papelitos correspondientes a cada petición y se guardan en una pequeña caja hasta el próximo año. Los deseos deberán ser quemados a medida que se vayan cumpliendo, aunque hay algunas personas que prefieren hacerlo en la ceremonia anual del Espíritu de la Navidad, para poder llevar a cabo una evaluación global de todo lo que han recibido durante el ciclo que finaliza.

¿Qué pedirías al Espíritu de la Navidad para Venezuela?. Comenta.

Si la información te parece de interés compártela en tus redes sociales para que llegue a todos tus amigos y conocidos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.