La lucha es por la libertad. Los derechos arrebatados por los revolucionarios siglo XXI a las personas se van a terminar con la participación masiva en las elecciones por venir. Ya no les va a servir la siembra de la cizaña y el desprecio entre amigos, hermanos y vecinos. Llego la hora de cercar y sacar del poder a los tiranosaurios. 

Arturo Molina opinión

Arturo Molina @jarturoms1 

La conducta de los revolucionarios siglo XXI deja ver la carrera sin freno en la que aspiran amedrentar a las personas, tratando de generar zozobra y desgano, apoyando su estrategia en la siembra del terror, miedo, pánico, angustia. Al aproximarse evento de protesta nacional llama la atención la aparición de actos delictivos, militarización de las calles, y seguidamente las declaraciones de representantes gubernamentales, hablando de soberanía y seguridad ciudadana. Todo apunta a la distracción.

Lea también: Solo la Unidad nos hará libres por Franklyn Duarte

El acercamiento de nombramiento de un nuevo Consejo Nacional Electoral (CNE) por parte de la legítima Asamblea Nacional (AN) hace roncha en los revolucionarios insertados en la toma de decisiones. Así surgen incendios sin culpables y precisamente sobre galpones que guardan maquinas electorales. En cualquier momento aparece un chivo expiatorio debidamente seleccionado del lado opositor, para ser el nuevo perseguido político del tirano. La relación miedo-desespero hace mella en las huestes revolucionarias.

El proletariado les ha dado la espalda a los generadores de miseria. La desaparición del bolívar y la incapacidad gubernamental para paliar la deficiencia de los servicios públicos, ha implosionado la paciencia de las personas, quienes comienzan a reclamar con fuerza se les respete y solucionen problemas generados por la irracionalidad y el odio del pensamiento colectivista, anarquista, impositivo y tiránico. La picazón en los revolucionarios siglo XXI la sienten a toda hora, aún sin hormigas en su entorno.

Maduro tiranosaurios

La ausencia de agua potable, energía eléctrica, gas doméstico, alimentos, medicinas, gasolina, internet, calles transitables, seguridad ciudadana, hospitales dotados, alta inflación, especulación a granel y la diáspora permanente de venezolanos de todas las edades y profesiones, son la marca que representan los revolucionarios siglo XXI y su propuesta gubernamental. La desidia y ruina plasmada por el régimen en el país a través de negociaciones y explotación turbia de las riquezas naturales con sus pares ideológicos, se suma el saqueo al erario público y la desaparición de los lingotes de oro como fuente de respaldo de las reservas internacionales.

Lea también: Factor clave para el desarrollo, los empresarios por Vito Vinceslao

Los ciudadanos despiertan y orientan sus petitorios sin sobresaltos. La lucha es por la libertad. Los derechos arrebatados por los revolucionarios siglo XXI a las personas se van a terminar con la participación masiva en las elecciones por venir. Ya no les va a servir la siembra de la cizaña y el desprecio entre amigos, hermanos y vecinos. Llego la hora de cercar y sacar del poder a los tiranosaurios.

 

Arturo Molina

@Jarturoms1

jarturomolina@gmail.com

www.jarturomolina.blogspot.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.