El coordinador regional de IPP Gente Táchira, José Rozo dijo que los gobiernos de Caracas y Bogotá son los carceleros de la frontera

“El abuso discrecional manda en la Aduana principal de San Antonio del Táchira, donde los militares allí apostados aplican procedimientos intimidatorios a los venezolanos que tienen que salir del país, bien sea porque se van, o porque van de compras al otro lado; y es que pareciera que en ese canal peatonal estuvieran suspendidas las garantías constitucionales, al someter a los ciudadanos a filas humillantes, que recuerdan el nazismo y sus campos de concentración en la Alemania de Hitler”.

La aseveración fue hecha por el expresidente de Fedecámaras Táchira y coordinador regional de IPP Gente Táchira, José Rozo, en entrevista publicada en el Diario La Nación.

El líder empresarial explicó que para salir tienen dos retenes militares, “en el primero revisan los equipajes, bolsos de mano y hasta los bolsillos; a escasos 30 metros –aproximadamente- otro retén del mismo componente militar vuelve hacer lo mismo, pareciera que entre ellos mismos hay desconfianza, pues el uno controla al otro, y en medio el ciudadano indefenso. Alegan además que es zona militar, y cumplen órdenes superiores, argumentos o patente de corso que esgrimen para validar sus actuaciones”.

— Aplican quizás una restricción al libre tránsito, garantizado en la Constitución Nacional, restricción que no se conoce, pues no hay ningún decreto, resolución o ley que restrinja ese derecho; lo único que hay es una resolución del Banco Central de Venezuela que sí restringe la salida y el ingreso de bolívares, que por los aeropuertos está permitido el equivalente a 306 U.T. y por los pasos fronterizos a 200 U.T. medida absurda que se presta para abusos discrecionales y corrupciones, pues 200 U.T son escasamente 60.000 devaluados bolívares, que no alcanzan ni para comprar un hipertensivo, mucho menos para un mercado familiar-, señaló.

Según Rozo, es una tonta medida burocrática que debería ser derogada por su ineficiencia e ineficacia, que lo que hace es estimular y favorecer el atropello a los ciudadanos.

—Lo que debería hacer el componente militar de la zona y la Gobernación es exigirle al BCV que reabra los operadores cambiarios fronterizos, para que los venezolanos cambien aquí sus bolívares y no lo hagan en Colombia-, destacó.

Al ser preguntado por las recientes declaraciones de la Cancillería colombiana, quien dijo que se mantiene el cierre vehicular fronterizo, respondió: “eso lo hablamos después, pero te reitero, los gobiernos de Caracas y Bogotá son los carceleros de la frontera tachirense”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.