No se puede avanzar hacia el desarrollo con gobernantes mediocres que imponen la miseria como sistema de gobierno y se aferran al poder para usufructuar la cosa pública a través de la corrupción e impunidad. Hay que deslastrarse de las respuestas simples a problemas complejos.

Arturo Molina opinión

Arturo Molina @jarturoms1

El mundo tiene gobernantes que actúan con insensatez. Escasamente algunos atizan a entender el dilema que encierra la gobernanza actual y accionan en correspondencia. La presencia del COVID-19 ha dejado certeza de la vulnerabilidad ciudadana. La incompetencia se ha apoderado de los estamentos del poder político, y con ello la toma de decisiones queda en manos de necios. Las advertencias que la ciencia ha reiterado han sido desoídas.

Lea también: La peste populista por Juan Guerrero

El día de la tierra es la oportunidad panfletaria de  gobernantes sediciosos. Las redes sociales traspasan la barrera de la información-desinformación, para convertirse en herramienta para gobernar. La inconsciencia abrió paso al fango de la miseria y desorden, olvidando los gobernantes que para poder administrar a otros, es necesario administrarse a sí mismo.

Maduro problemas

El pánico y la implosión social entran en terreno frágil. La especulación y usura es el aliciente para el régimen seguir evadiendo su responsabilidad y se apropie de lo poco que queda del sector productivo privado. El propósito de establecer control total de las personas sigue su curso, y la pandemia su coartada. Ello funciona porque existen seres inescrupulosos que se prestan para la maniobra. Así los revolucionarios siglo XXI satanizan gestión de gobernadores que le adversan, amenazándolos, quitándoles competencias ilegalmente, aplicando estado de sitio, disfrazado de emergencia humanitaria. Prudente y asertiva fue la decisión que tomaron gobernantes regionales y diputados a la Asamblea Nacional (AN) de la alternativa democrática, al asumir sus responsabilidades legítimamente dadas por los ciudadanos y la Ley, dejando al descubierto ante el mundo la concepción totalitaria del oficialismo. Lo contrario sería la entrega total del poder al tirano, como ocurrió con la AN de 2005.

Venezuela problemas

Lea también: Solo para mujeres por Noel Álvarez

Las condiciones socio políticas han cambiado radicalmente en el mundo. La pandemia va a pasar, pero los estragos que deja no van a superarse con especulación, expropiaciones, usura, menos con el control social de los habitantes. Es la conciencia ciudadana la que va a prevalecer para limpiar y aceitar el engranaje que ponga en funcionamiento nuevamente el país, sustentado en el sistema de libertades. No se puede avanzar hacia el desarrollo con gobernantes mediocres que imponen la miseria como sistema de gobierno y se aferran al poder para usufructuar la cosa pública a través de la corrupción e impunidad. Hay que deslastrarse de las respuestas simples a problemas complejos.

Arturo Molina

@jarturoms1

www.jarturomolina.blogspot.com

jarturomolina@gmail.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.