Foto Archivo
Es de mencionar, que la estudiante de la Ucat, según investigaciones indican que el Mayor de la GNB, para ese momento comandante en Guasdualito, habría tomado la decisión  de quitarle la vida  a Karla Romero, al no corresponderle a una relación amorosa, pues, el militar contactó a otro funcionario de la GNB y a un civil para que contrataran sicarios y la asesinaran.

Es de recordar, que la joven Karla Romero, estudiante del cuarto año de Derecho en la Ucat, fue asesinada a tiros por dos motorizados, el  pasado 9 de mayo del 2018, en un hecho que tuvo varias hipótesis, una de ellas el robo, luego se conoció que fue por motivos pasionales.

A raíz de este suceso, sus familiares y amigos, clamaron justicia el pasado lunes frente  las instalaciones del Edificio Nacional de San Cristóbal, para que se aplique la Ley al responsable de este crimen, informó el portal www.lanacionweb.com.

Al parecer un Mayor de la GNB,  de apellido Parra, el presunto autor intelectual del hecho, supuestamente  se iba a poner a derecho, debido a que los dos sicarios capturados lo involucran.

 De hecho estos elementos de convicción llevaron a que el Tribunal Primero de Control, Audiencias y Medidas del Circuito Judicial en Materia de Delitos  Contra la Mujer,  el 18 de octubre de 2018  emitiera  una orden de captura en su contra, por Femicidio.

Indicaron los familiares que Parra  habría pagado  la cantidad de 11 millones de  pesos a los sicarios, y este militar valiéndose de tener un alto cargo como parte del anillo de seguridad presidencial, posee  influencias de todo tipo y  se siente seguro de que no será detenido por el Femicidio  del que está siendo señalado, puesto que un supuesto nuevo pago que había hecho, le garantizaba que le fuera otorgada una medida cautelar sustitutiva de libertad.

Según familiares de la estudiante de la Ucat,  las investigaciones indican que este Mayor de la GNB, para ese momento comandante en Guadualito, habría tomado la decisión  de quitarle la vida  a Karla, al entender que ella no tenía ningún interés amoroso en él. Habría entonces contactado a otro funcionario de la GNB y a un civil, para que contrataran los “servicios” de dos sicarios, que efectivamente  la asesinaron.

Por esta razón, el 15 de octubre de 2018, el  mismo Tribunal Primero de Control, Audiencias y Medidas del Circuito Judicial en Materia de Delitos  Contra la Mujer, emitió  una orden de captura   contra el Guardia Nacional L. Becerra (31), quien junto al civil, W. Tovar, estarían  ya fuera del país.

FOTOS:

El Siglo

Leopoldotoday

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.