La hispano-venezolana no ha podido superar los octavos de final de este torneo y ya es la sexta vez que se queda a esas alturas.

La marcha imparable de la hispano-venezolana Garbiñe Muguruza en el circuito WTA tocó a su fin este lunes, tras un primer set muy esperanzador que parecía llevarla su décima victoria consecutiva.

Lea también: Muguruza y Osaka triunfan en Abierto de Miami

Pero Bianca Andreescu, una canadiense de 20 años, frenó a la líder del año en partidos ganados con una remontada: 3-6, 6-3 y 6-2 en dos horas y 13 minutos.

No pasa de octavos

La derrota de Muguruza, quien sigue sin poder pasar de octavos en este torneo y era la sexta vez que llegaba a esas alturas, no fue por falta de actitud, más bien le faltó fuelle, fondo físico después de una temporada cargada de partidos, muchos de ellos de la máxima exigencia, en las que apenas ha tenido rivales fáciles por su posición en el ranking y por el nivel tan parejo que hay en el circuito.

Lea también: Árbitro pidió disculpas tras anular gol de Cristiano Ronaldo

El domingo dejó más que el alma ante la rusa Anna Kalisnkaya, gastando mucha energía. Así lo reconoció en la rueda de prensa.

Andreescu, quien venía de pasar un año sin competir, parece haber recuperado su mejor versión en Miami.

Esta vez no pasó por encima de Muguruza como en Indian Wells hace dos años (6-0 y 6-1), pero el juego directo de la caraqueña rebotó de nuevo en la frescura de una rival muy dinámica, que se juega cada golpe con la fe de que le va a entrar, aunque a veces le acompañe también la suerte.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.