Mariela Beatriz Aguilar Rodríguez, de 57 años falleció buscando el sueño americano al intentar cruzar las gélidas aguas del Río Bravo a la altura de Piedras Negras, en el estado mexicano de Coahuila. 

El Instituto Nacional de Migración, informó que la migrante se adentró en el río con otras tres personas, dos de las cuales lograron cruzar y fueron detenidas por la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos.

La cuarta pudo regresar a suelo mexicano y fue atendida por hipotermia. Según el comunicado, la mujer fallecida quedó atrapada en la corriente de agua a un grado bajo cero.

Lea también: No más víctimas como la venezolana violada en Argentina

Se pudo recuperar el cuerpo mediante el uso de un aerobote; ya en tierra firme, se dio aviso a la Fiscalía General del Estado de Coahuila de Zaragoza, autoridad que verificó que se trataba de una mujer adulta de nacionalidad venezolana, por los datos de un pasaporte que traía en su pantalón.

En otros puntos de la frontera mexicano-estadounidense, como Ciudad Juárez, vecina de El Paso, ha sido habitual en los últimos días ver a migrantes lanzarse al río pese a la tormenta de frío y nieve que azota la región.

 

El Río Bravo tiene más de 3,000 kilómetros de longitud y representa una frontera natural entre México y Estados Unidos. También es un sinónimo de muerte para los migrantes que buscan el «sueño americano».

Lea también: A puñaladas asesinan a venezolana en Ecuador

Alrededor de cinco personas al mes fallecen en su intento por cruzar este cuerpo de agua, según Carlos Martínez, miembro de Grupo Beta del Instituto Nacional de Migración (INM).

La labor de esta agrupación es la de salvaguardar la integridad física de los migrantes. Se estima que, por semana, se rescatan alrededor de 20 personas en Río Bravo, varias de ellas, menores de edad. «A veces mueren en un punto, pero por la corriente del río aparecen los cuerpos en otro punto», explicó Martínez a El Siglo de Torreón.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.