La protesta ciudadana va a seguir en las calles, el descontento es descomunal, y la alternativa que presenta un sector de la disidencia no llena la expectativa reinante de los ciudadanos. Abstenerse no es la solución, menos consultas sin incidencia en la toma de decisiones. Ante eso, la salida  sigue siendo electoral. 

Arturo Molina opinión

Arturo Molina @jarturoms1

Se asiste al médico no solo por estar enfermo, también para ser revisado y detectar alguna situación anormal en el organismo, o simplemente para mantenerse con buena salud. El profesional de la medicina conversa con el paciente, le hace preguntas sobre cómo se siente, dolores, entre otros. Revisa, toca, envía a hacer exámenes de ser necesario. Hace diagnóstico, y con las pruebas en su mano, emite dictamen médico y récipe contentivo de medicamentos y reglas a seguir.

Lea también: Guerra política por Noel Álvarez

Lo contrario, improvisa, o es pitoniso (predicen el futuro, interpretan el oráculo, ve la enfermedad con solo mirar al paciente), y actúa en correspondencia. Tal vez corra con suerte y salga bien su pronóstico, pero puede ser lo contrario, y eso se llama irresponsabilidad.

Los gobernantes y aspirantes a gobernar en Venezuela, se encuentran en situación similar a la del pitoniso. Mueven sus piezas según la orfandad de su propuesta. El régimen anuncia consulta a los ciudadanos a partir del 05 de octubre 2020, para desde allí atender las necesidades presentes. En 21 años al frente del Poder Ejecutivo Nacional y haciendo lo que mejor les parece con los demás poderes, transitan el día a día sin poder entender a las personas y sus aspiraciones. Su ceguera ideológica (si es que la tienen) los ha llevado a desvanecer más de 950 mil millones de dólares (son magos de los buenos), y se asombran de los reclamos sociales por la baja calidad de los servicios públicos, y el derecho a la vida. Pisotean los salarios de los trabajadores y hacen mutis de la Constitución Nacional. Llevaron al país a ser declarado Estado Forajido, Narco Estado, a nivel internacional, y eso les emociona, se sienten gladiadores.

consultas Venezuela

Del otro lado, en sector de la disidencia, con el rumbo perdido porque la brújula nunca existió, y en manos de la impresentable improvisación, se excusan a través de subterfugios. Nadan en la nada, y cualquier cosa es buena para satisfacer su ego personalista. A falta de estrategia apuestan a consulta ciudadana para el mismo día de las elecciones parlamentarias, infiriéndose alto grado de inseguridad para las personas que les acompañen, solo para saber si están de acuerdo con los actuales gobernantes. Las respuestas van a ser irónicas, por la falta de respeto que encierran las preguntas. El 16 de julio de 2017, hicieron lo mismo, los resultados están a la luz del día, ni la noche los opaca. En 21 años no han podido cuajar el cambio de sistema de gobierno. Se han perdido en el camino porque los atajos han sido los predilectos. Se vende desesperanza a cambio del control de la disidencia. La costumbre es quedarse quietos.

Lea también: El neceser por Juan Guerrero

La protesta ciudadana va a seguir en las calles, el descontento es descomunal, y la alternativa que presenta un sector de la disidencia no llena la expectativa reinante de los ciudadanos. Abstenerse no es la solución, menos consultas sin incidencia en la toma de decisiones. Ante eso, la salida  sigue siendo electoral.

Arturo Molina

@jarturoms1

www.jarturomolina.blogspot.com

jarturomolina@gmail.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.