Este año tuvo que suspenderse las 500 millas en Indianápolis por la pandemia y se colocó como fecha  probable el 23 de agosto. La ausencia de público es inconcebible para Penske y para los fans de la IndyCar.  Sin embargo, para el resto de competiciones deportivas que se han reanudado están programadas sin público. Tanto la NBA, como la MLS, la NFL, la NHL y el resto de deportes que preparan su regreso disputarán sus partidos a puerta cerrada.

Foto Archivo

Este fin de semana comenzó a andar la temporada 2020 de la IndyCar, en el óvalo de Texas, pero lo hizo en un ambiente muy distinto al acostumbrado. Un campeonato que suele llenar todos sus recintos se vio con las gradas vacías, debido a la prohibición de acceso del público al trazado, debido a al Covid-19.

Lea también: Millonarios ratifica traspaso del venezolano Fariñez al Lens

Expectativa durante la carrera contrarreloj de Fernando Alonso para salvar su participación en las 500 millas de Indianápolis.

Scott Dixon, toda una leyenda del campeonato, se impuso en la cita inaugural pero esta vez no tuvo a una grada enfervorecida vitoreándole por el éxito.

Foto Archivo

Este factor es especialmente crítico para la cita reina del campeonato y una de las más importantes del mundo del automovilismo: las 500 millas de Indianápolis. El óvalo más famoso del planeta suele acoger cada año a una media de 300.000 espectadores, convirtiéndole en el recinto deportivo con más público en directo año tras año.

Tal es la importancia de las gradas que Roger Penske, toda una institución en el motor estadounidense que recientemente ha comprado la IndyCar y los derechos del propio circuito de Indianápolis, ha advertido de que si no hay público el 23 de agosto para la disputa de la carrera, se moverá a octubre.

Button y Alonso, en las 500 millas de Indianápolis virtuales.

Button acaba asustado tras entrenar al simulador contra Alonso: «No correré las 500 millas de Indianápolis».

«Créeme, vamos a disputarla con fans. Estaremos aquí para los fans en agosto, lo estamos planeando y nos sentimos bien. Quedan casi tres meses y creo que estará OK», asegura el ‘Capitán’. «Sólo correremos con fans», advierte.

Tanto es así, que Penske se ha asegurado un as en la manga, en caso de que en agosto sea imposible. Si no llegan a un acuerdo con el gobernador de Indiana y el alcalde de la ciudad para permitir el acceso al público (no hay que contar sólo con la visita al circuito, sino con la presencia de una multitud mucho mayor de lo habitual allí en la ciudad durante varios días), se plantearán mover la cita a octubre.

Lea también: Sin acuerdos jugadores de Grandes Ligas de Béisbol con la última oferta de directivos

Las 500 millas de Indianápolis es una prueba con una importancia social fuera de toda duda en Estados Unidos. Tradicionalmente se disputa el último domingo de mayo, en la víspera del Día de los Caídos, por lo que el desfile militar y el homenaje a la bandera copan un protagonismo capital en las ceremonias previas a la carrera.

FOTOS:

20Minutos

Autobild

News Search Engine

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.