Ante el sistema de gobierno que pretende imponer el oficialismo, los ciudadanos tienen la decisión en sus manos. Los bonos son parte del caramelo para endulzar y distraer. La lucha es por la libertad, es por el país.

Arturo Molina opinión

Arturo Molina @jarturoms1

El debate económico en suelo Venezolano no es distinto al de otros países de la región y el mundo. Las crisis económicas han generado contracciones y decrecimiento, con ello surge la inestabilidad, inflación, especulación, corrupción, que conlleva a la aplicación de políticas públicas del gobierno de turno para evitar fuertes incidencias en la masa poblacional. Algunas entran en terreno del desespero y otras son aplicadas con base al equilibrio y la disciplina rigurosa que exige el momento. No se trata de hacer análisis exhaustivo de la economía nacional, menos pretender entrar en materia de especialistas del área, tampoco el de guardar silencio ante lo que acontece.

Lea también: ¿Deberías dejar las redes sociales? Por qué vale la pena dejarlas y cómo hacerlo por Moisés León

Desde la llegada al poder de los revolucionarios siglo XXI el desorden y el elemento ideológico han pesado al momento de las decisiones en el área económica. Así la relación salario- control de precios (no es novedoso) ha jugado un papel de ajuste gubernamental, mostrando resultados negativos en el transcurrir del tiempo. La inestabilidad de la economía y el estatismo radical entre los años 2003 al 2019 generó cierre de empresas y escasez de productos que terminaron siendo conseguidos en el mercado negro a montos exorbitantes. Interesante revisar la investigación de Omar Enrique Castellanos Camacho y Homero Ulises Maldonado Morales,  y sus aportes a lo acontecido en esos años:

libertad Venezuela

La apertura económica disimulada por el oficialismo para la compra-venta en dólares de los insumos para la producción y de productos acabados para ser adquiridos por el consumidor, además de los bienes y servicios, ha sufrido variación desde finales de 2019 a la fecha, abril de 2021. En apariencia muestra cierta oxigenación de la economía en algunas empresas e industrias del sector privado ligadas al régimen, pero no así hacia el sector gubernamental y población en general. El cuadro se hace desesperanzador al hacer su aparición la pandemia del virus chino, que vino a paralizar y quebrar las pequeñas y medianas empresas, generando desempleo.

libertad Venezuela

Ahora se consigue diversidad de productos en los anaqueles de los supermercados, pero un minoritario sector de los ciudadanos puede adquirirlos, ante la agudización permanente de la relación precio- salario, por lo menos en el sector público, lugar en el que se encuentra gruesa fracción de la sociedad en calidad de asalariados (profesionales o no), llevándolos a desmejorar su calidad de vida, al obligarlos a buscar otras fuentes de ingreso para la subsistencia familiar, ya que los bolívares que reciben están completamente devaluados.

libertad Venezuela

Investigadores acuciosos en la materia económica como Armando José Urdaneta Montiel, Emmanuel Victorio Borgucci-Garcia y Fernando Rodolfo Orellana-Intriago, han planteado la alternativa de dolarizar la economía sin complejos para solventar la crisis actual, mediante el sistema de la banca libre. la negativa del régimen es conocida.

Lea también: Guerra, paz y redes sociales por Noel Álvarez

La realidad indica que la apertura económica ofrecida por el régimen, es para ganar tiempo, con la finalidad de concretar el Estado Comunal, e imponer la pobreza como sistema de vida, con desaparición total del sector privado. Ante el sistema de gobierno que pretende imponer el oficialismo, los ciudadanos tienen la decisión en sus manos. Los bonos son parte del caramelo para endulzar y distraer. La lucha es por la libertad, es por el país.

Arturo Molina

@jarturoms1

www.jarturomolina.blogspot.com

jarturomolina@gmail.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.