Venezuela es el único país del mundo con un control de los precios, la regulación solo ha servido para que el producto desaparezca del mercado, por ejemplo: la regulación que anunció un flamante vocero de la cacareada revolución (Jorge Arreaza) del Cartón de 36 huevos en Bs. 450, esto fue el detonante para que desaparecieran del mercado, imposible trabajar a pérdidas, esta es otra guerra económica que explota en la cara de un régimen que no controla definitivamente nada.

Vito Vinceslao Opinión

Vito Vinceslao @vito_vinceslao

Recordando un poco parte de la historia reciente, el término Guerra Económica tuvo su aparición en la persona de Hugo Chávez, quien después del Paro Petrolero anunció una serie de medidas económicas como calmante para solucionar la crisis pero el propio Higo Chávez  advertía a la población de una Guerra económica de descomunales proporciones. A lo largo de la revolución socialista, no siempre tuvo los mismos detractores, el señalamiento de los culpables es para escribir una Serie para AXN. En el año 2003 Hugo Chávez en su retorno a la presidencia, machacó el término de Guerra económica imputándose a cuatro árbitros de la maldad: La Burguesía, Fedecamaras, Consecomercio y la Empresa Polar y en aquel momento expresó con el lenguaje insultante y retador que lo caracterizó expresando: Me declaro en guerra económica, a Uds burgueses de pacotilla jamás podrán quebrantar la revolución socialista y reto al empresario de La Polar Lorenzo Mendoza. Vamos a ver quien aguanta más, si tú con tu Polar y tu riqueza y yo con mi pueblo y mi dignidad. Una sentencia guerrera de un presidente suprematico del estado soy yo, por sobre mi nadie, fui elegido como comandante supremo y una declaración carismática de delirios de grandeza.

Lea también: Sobre el atentado a Guaidó por Bernard Horande

El vocablo guerra económica bajo la apreciación de artillería de oficio desapareció del glosario oficialista mientras duro la enfermedad de Chávez, pareciera haber caído en esterilidad al no calar en el ánimo del curato de la idolatría de apoyo a un líder carismático, que se aferraba a la vida, ante una enfermedad que lo aquejaba y el temor a un desenlace fatal como ocurrió.

Pasado ya el tiempo, en el III Congreso de la revolución del PSUV celebrado en el Teatro Teresa Carreño en Julio del año 2004, los camaradas combatientes suscribieron una declaración de  principios de apoyo irrestricto a la revolución e incluyeron como tema de discusión, otra vez la guerra económica. En esta ocasión surgió el discurso de un nuevo actor de la comedia por capítulos, el presidente de PDVSA  Rafael Ramírez Carreño, quien con su voz pausada pero con energía dijo a los presentes que los ataques a mansalva por el mampuesto, venían de los agentes de las transnacionales norteamericanas para apoderarse de nuestro petróleo. Noticias desprovistas de toda veracidad,  únicamente para obtener apoyo revolucionario y culpar el imperio de todos los males, que ellos mismo crearon. Otra óptica de ver la guerra económica.

La idea de una guerra económica después de tantos dimes y diretes de los dos bandos en pugna, tuvo como una especie de Tregua al suspender por breve tiempo las agresiones, por una parte un régimen acusador y por la otra el bando opositor acusando de chantajista al gobierno, a consecuencias de las políticas erradas. La tregua se mantuvo en una actitud silenciosa a bajo perfil y volvió en el año 2012 cuando Maduro asumió como presidente encargado y para solapar la ineficiencia asumió la creación del SICAD en sustitución del sistema de transacciones con títulos de moneda extranjera (SITME) este periodo de una supuesta paz y reconciliación, coincidió con el anuncio de la enfermedad de Chávez, su convalecencia hasta que no pudo recobrar su salud y falleció.

Un dato curioso es que el Ministro de Planificación Financiera, el Monje Jorge Giordani a lo largo de los 15 años en el poder, jamás mencionó que en el país existiera tal guerra económica.

Para el año 2013, Maduro continuó con las mis políticas de su antecesor Hugo Chávez. Al asumir la presidencia se vio atrapado por una serie necesidades por atacar en corto plazo, una alta tasa de inflación la mayor del mundo con vicios de crecimientos cada vez mayores, el problema de la escasez de divisas para la adquisición en el exterior de los bienes e insumos necesarios para reactivar la economía, los precios del petróleo presagiaban una especie de caída libre, un mercado atípico donde la oferta superaba la demanda y los índices de corrupción cada día mayores, donde este flagelo se llego a institucionalizar. Maduro insistía en que todo se debía a una guerra económica orquestada por grupos de oligarcas dirigido por el imperio capitalista. Los economistas y estudiosos en el comportamiento de las variable económica informan que es casi imposible reactivar la economía con un control de cambio a merced de las pretensiones de un gobierno que no gobierna, que usa su poder propagandístico, diciendo que El Progreso se debe a la revolución, pero los problemas por resolver, se las atribuyen a una guerra económica exógena.

guerra económica

La guerra económica de los precios justos, conspira en favor del hambre y la miseria. Una red de inspectores de los llamados Caza Güiros deambulan por los Supermercados y casas de abastos exigiendo que deben etiquetar en los productos los llamados precios justos y no mantener inventarios de reposición de mercancías en los almacenes, so pena de una multa por un supuesto acaparamiento, cosa que aun sigue sucediendo. Empresas menores alrededor de 100.000 se han visto en la necesidad de cesar en sus actividades por falta de insumos y otras por la imposibilidad de acatar la política de los precios justos. Trabajadores para llevar el sustento diario a sus familiares, han tomado el camino del comercio informal, la buhonería y otros más habilidosos se han convertido en «Bachaqueros».

Venezuela es el único país del mundo con un control de los precios, la regulación solo ha servido para que el producto desaparezca del mercado, por ejemplo: la regulación que anunció un flamante vocero de la cacareada revolución (Jorge Arreaza) del Cartón de 36 huevos en Bs. 450, esto fue el detonante para que desaparecieran del mercado, imposible trabajar a pérdidas, esta es otra guerra económica que explota en la cara de un régimen que no controla definitivamente nada.

Hoy día muchos otros sectores de la economía se han visto afectados sobre todo en las provincias donde los gobernadores y alcaldes son de corte militar, estos tienen el control total y absoluto de la venta y distribución de varios rubros entre ellos: cemento, cabillas, aceites y lubricantes, combustible, así como el de harina de trigo donde el sector panadero ha tenido que arrodillarse ante estos para poder seguir activos visto que esto se ha convertido en un monopolio. Del mismo modo ocurre con otros productos.

Lea también: Los empresarios y la política por Vito Vinceslao

El optimismo y la paciencia del Venezolano después de una prolongada espera, para que el gobierno reactive la economía, perdió toda credibilidad y el pueblo dejó de creer en las políticas de chantaje el oprobio y la represión. El resultado de esta revolución es que paulatinamente va quedando sin un pueblo que lo respalde y apela a la política del despido a los funcionarios públicos que no le brindan su apoyo. Una flagrante contravención a la Ley de Trabajo y sus reglamentos, despidos masivos injustificados como una retaliación caprichosa y ventajistas, sólo los incondicionales al régimen tienen derecho al trabajo. Esta actitud pendenciera es contraria a lo que Maduro refrendo en la ley Habilitante, inamovilidad laboral por un año, pero será para la empresa privada, porque su revolución puede hacer lo que le venga en gana. Esta es la otra guerra que tenemos los Venezolanos en contra del régimen por la violación del derecho al trabajo y los derechos humanos en sus diversas manifestaciones. Esperamos que el cambio comience a verse al final del túnel. La felicidad está en la mente de los que hacemos vida democrática, no es un regalo, se conquista.

Vito Vinceslao

Pdte. Cámara de Comercio Industria y Servicios del estado Apure.

vitomvin@gmail.com

@vito_vinceslao

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.