Para muchos Chávez era un huracán, para otros solo logró dividir el país

Sin lugar a dudas que Hugo Chávez Frías fue un hombre que gozó durante años con una inmensa aceptación, millones y millones de personas en Venezuela y en el mundo entero le seguían, lo admiraban, lo querían y por qué no decirlo lo amaban. Él  tenía ese  don especial de “enganchar”, de “dominar” y de “embelesar” son su carismático discurso.

Chávez desde que inició su sueño en 1998, -gobernar a Venezuela-   le supo hablar, le supo llegar a miles y miles de personas que estaban sedientas de un cambio político, social y económico. Chávez contó siempre con un liderazgo envidiable para muchos al momento de conectar con el venezolano. Chávez, el versátil, mostraba un sinfín de facetas que llegaron a emocionar a millones quienes le siguieron y auparon por años su proyecto “socialista” y “comunista”, con el cual pregonaba y aseguraba que los más pobres serían beneficiados y que se haría justicia social pues a los ricos les llegaría su “hora” y que reduciría la pobreza. El “chavismo”, llegó a ser una gran fuerza, una gran potencia.

Chávez tenía, como si fuera un equipo de fútbol, hinchas que lo idolatraban e hinchas que lo detestaban. Sus hinchas le festejaban, además de sus políticas públicas, su desdén por George W. Bush y su política exterior “antiimperialista”, obviando casi siempre los abrazos de Chávez con Ahmadinejad, Gadafi, Lukashenko o Putin. Hasta justo antes de recaer de su enfermedad, Chávez era uno de los pocos jefes de Estado que seguían defendiendo (y mandándole barcos con combustible) a Bashar al-Assad, el presidente sirio, en su violenta represión de los grupos rebeldes.

Tantas eran las cosas que tenía que hacer –Venezuela era en 1998 un país partido en dos, con un sistema político roto y una economía destrozada– que sólo se podría reconstruir, según Chávez, sobre los escombros del país anterior. Eso hizo: construyó su propio movimiento, amplió la Corte Suprema a 32 miembros para tener mayoría propia y creó, antes y después de la nueva Constitución, una serie de medidas que concentraban el poder en las manos del Poder Ejecutivo. Poco a poco concentró todos los poderes a su favor.

Sin embargo, millones de venezolanos no le siguieron, se negaban a confiarle el destino del país y por años le negaron el voto. Al contrario de quienes le amaban, estos siempre estuvieron en la retaguardia denunciando que su proyecto a la larga traería pobreza y desgracia para todos por igual.

No creían  en todo aquello que prometía Chávez, por el contrario denunciaban que su discurso era divisionista, y que había lograr fracturar a los venezolanos en dos partes, los que estaban con él y los que no, lo cual ciertamente trajo muchas consecuencias negativas, como el despido de millones de venezolanos de sus empleos. Todo el que no fuera “chavista”, debía ser removido de sus puestos.

El huracán se apagó

Hasta que lo apagó la enfermedad, Chávez era un huracán, siempre ocupado y siempre a punto de alcanzar el penúltimo escalón de su revolución socialista. En la vida real y en su programa de televisión ‘Aló Presidente’ (a veces se diluía la frontera entre lo uno y lo otro), Chávez estaba siempre dando órdenes o conversando con alguien o celebrando alguna victoria o explicando algún tema con calma y dedicación. Por momentos, como dijo Jon Lee Anderson, parecía gobernar como si estuviera en un reality. No había tiempo que perder.

Este domingo se conmemoró el cuarto aniversario del fallecimiento del expresidente de Venezuela, Hugo Rafael Chávez Frías, tras presentar complicaciones respiratorias a consecuencia de un cáncer que padecía desde 2011.

El líder de la Revolución Bolivariana comenzó su mandato el 02 de febrero de 1999 manteniéndose en el poder durante tres periodos y reelecto para un nuevo periodo en el año 2013.

Chávez falleció el 5 de marzo del 2013 a las 4:25 de la tarde en el Hospital Militar Dr. Carlos Arvelo ubicado en la avenida San Martín de Caracas. El traslado de sus restos se prolongó durante 7 horas, debido a la gran influencia de personas que se agolpó a acompañar la carroza fúnebre por los más de 13 kilómetros que recorrió, del hospital hasta la Academia Militar.

La capilla ardiente fue instalada el 06 de marzo y el funeral de estado comenzó el viernes 08 en la academia militar y se prolongó hasta el 15 del mismo mes, allí recibió la visita de miles de ciudadanos y figuras públicas, incluyendo Jefes de Estado y representantes de gobierno de países como Argentina, Bolivia, Brasil, China, Ecuador, Rusia y Uruguay.

Finalmente fue llevado al Cuartel de la Montaña en la parroquia 23 de enero donde reposan sus restos.

Este domingo, mediante la red social Instagram, María Gabriela, su hija lo recordó y expresó: “Me falta tu vida, me falta tu luz”, en compañía de una imagen donde sale sonriendo junto a su padre.

Lo bueno y lo malo de Chávez

Sin pretender examinar exhaustivamente toda la gestión de gobierno de Chávez, a continuación se transcribe una serie de  aspectos analizados recientemente por Herbert Hudde, excelente analista político.

Lo bueno

Las cosas buenas que hizo Chávez se derivan prácticamente todas de su legítimo deseo de combatir la pobreza, por lo que la puso en la palestra pública como primera prioridad. Esto hay que reconocerlo y aplaudirlo, y yo siempre lo he hecho.

En este aspecto tenemos todas esas cosas que hizo en el ámbito social, como la alfabetización de mucha gente, barrio adentro, la apertura de oportunidades de estudio a todos los niveles para la gente de menos recursos, lo de pensionar a todos los viejos aunque no hayan cotizado, el haber puesto a comer a mucha gente que antes prácticamente no lo hacía, y algunas cosas más, que no creo necesario detallar porque la gente las conoce, pero que sería mezquino no reconocerle, como hay quien lo hace.

Ahora bien, sin pretender quitarle méritos, conviene aclarar que todo lo mencionado lo pudo hacer, no porque enseñó a la gente a pescar, sino porque le dio los pescados, provenientes, no de haber hecho más productivo al país, sino del regalo petrolero. Pero independientemente de eso, lo hizo, así que se lo anotó en su haber.

Creo que la lección que dejó Chávez para los gobiernos que vengan en el futuro, en el sentido de que van a tener que atender seriamente el tema de la pobreza, es el mayor y mejor legado que pudo hacerle al país. Lo aplaudo por eso, que ciertamente era justo y necesario.

Lo malo

El manejo de la economía. Este es uno de los aspectos más grotescamente negativos de su gestión, pues logró destruir una parte importante del aparato productivo, y también llevó la inversión privada a niveles irrisorios, con las más desastrosas políticas que uno pueda imaginar, como la cambiaria, los controles, etc., aderezadas con su pugnaz y pernicioso discurso antiempresarial, totalmente innecesario.

La polarización del país. Este es otro de los aspectos funestos que nos deja, pues logró dividir al país en dos toletes irreconciliables, inculcando a los que menos tienen un gran odio por los que tienen algo o bastante. Con ello nos encaramó sobre un barril de pólvora que ojalá no estalle nunca.

El irrespeto a la institucionalidad y las leyes. Los poderes públicos fueron transformados por Chávez en estos 14 años en simples lacayos, ni siquiera del ejecutivo, sino suyos. Se destruyó la separación e independencia de los poderes. La Asamblea Nacional, el Tribunal Supremo de Justicia, la Contraloría General de la Republica, etc., sólo sirvieron para apuntalar las arbitrariedades de Chávez, sin pararle ni medio a la Constitución, las leyes y los principios democráticos. El desacato a ellas y ellos fue notorio, al punto de que según lo establecido por la Constitución que ordenó modificar tramposamente, Chávez ni siquiera podría haber sido candidato a la reelección presidencial del 2012, y simplemente lo fue.

La destrucción de la infraestructura del país. Este se encuentra en ruinas: la vialidad es un asco a todos los niveles; hay fallas tremendas en lo relativo a las aguas, tanto blancas como negras; de la generación y distribución de electricidad, ni hablar; etc. Con el dineral que entró al país en estos años, esto es inaudito.

Si el balance fue positivo o negativo, lo dejo al juicio de cada quien. Finalmente no puedo dejar de comentar, que bueno, regular o malo, el hombre se transformó en un personaje de época, de los que nacen, como dicen por ahí, uno cada 100 años, que impactó a todo el mundo, que no hay nadie en este planeta que no supiera ni hablara, mal o bien, de Chávez, y que debe haber muy pocos que no hayan tomado partido respecto a él, a favor o en contra.

Chávez… el monaguillo, el subteniente, el golpista, el presidiario, el candidato, el presidente

-Este 5 de marzo se cumplieron 4 años de la muerte de Hugo Chávez Frías, el presidente número 53 de Venezuela, que gobernó el país desde 1999 hasta 2013, al ganar cuatro elecciones presidenciales (1998, 2000, 2006 y 2012).

Nació el 28 de julio de 1954 en Sabaneta de Barinas y es el segundo de seis hijos del matrimonio entre los maestros Hugo de los Reyes Chávez y Elena Frías de Chávez.

Junto a su hermano mayor, Adán, fue criado por su abuela paterna, Rosa Inés Chávez.

Su primaria la realizó en el Grupo Escolar Julián Pino en Sabaneta y la secundaria en el Liceo Daniel Florencio O’ Leary, graduándose de Bachiller en Ciencias.

Antes de estudiar la carrera militar, consideró ser beisbolista profesional y hasta sacerdote, porque fue monaguillo.

Ingresa a la Academia Militar de Venezuela, donde egresa con el grado de subteniente el julio de 1975. También es licenciado en Ciencias y Artes Militares, Rama Ingeniería, Mención Terrestre.

Siendo un militar activo en las Fuerzas Armadas fundó de forma clandestina, en 1982, el Movimiento Bolivariano Revolucionario (MBR200), inspirado en las ideas de Simón Bolívar, Simón Rodríguez y Ezequiel Zamora.

Salta al escenario político nacional el 4 de febrero de 1992, al asumir en televisión la responsabilidad por la fallida rebelión militar en contra del gobierno de Carlos Andrés Por esto Chávez Frías es condenado a prisión en la cárcel de Yare junto a otros líderes de la rebelión, como Jesús Urdaneta Hernández, Yoel Acosta Chirinos y Francisco Arias Cárdenas.

Sólo cumplió dos años de su condena al recibir la amnistía el 26 de marzo de 1994, por parte del entonces presidente Rafael Caldera.

Una vez liberado, Chávez arranca una campaña electoral de alcance nacional e internacional.

Visita Cuba en 1994 y da un discurso en el Aula Magna de la Universidad de La Habana, el 14 de diciembre de ese año.

Su campaña como candidato presidencial empieza a sumar adeptos y popularidad hasta que  gana las elecciones presidenciales de diciembre de 1998.

En febrero de 1999 asume su primer período presidencial, donde propone realizar una Asamblea Constituyente para redactar una nueva Constitución.

Pone su cargo a la orden y la Asamblea Nacional Constituyente le vuelve a tomar juramento como primer Mandatario de la República de Venezuela.

El 15 de diciembre de 1999, los venezolanos acuden a un referéndum para decidir si se aprueba la nueva Constitución Bolivariana de Venezuela, ganando la opción impulsada por Chávez.

El 30 de Julio de 2000 se efectúan elecciones para legitimar los poderes en diferentes niveles y  Hugo Chávez vuelve a  ganar la presidencia de la República Bolivariana de Venezuela.

El 19 de agosto de 2000 toma juramento nuevamente como primer mandatario ante la nueva Asamblea Nacional.

Su gobierno vivió el Paro Nacional del 10 de diciembre de 2001, el Golpe de Estado de abril del 2002 y el Paro Nacional efectuado entre diciembre de 2002 y enero de 2003.

En 2004 se enfrenta a un Referéndum para revocar su mandato, el cual logra derrotar.

En diciembre del año 2006 Hugo Chávez se presenta nuevamente a elecciones presidenciales, derrotando al candidato de la oposición, Manuel Rosales, entonces gobernador del estado Zulia.

En 2007 sufre una derrota electoral, al perder el referéndum que buscaba modificar varios artículos de la Constitución.

Dos años después gana otro referéndum que da luz verde a una enmienda a la Constitución, para poder levantar el límite al número de reelecciones presidenciales.

El 7 de octubre de 2012 se presenta a su cuarta elección presidencial que gana frente al candidato opositor Henrique Capriles Radonsky, gobernador del estado Miranda.

Sin embargo una larga enfermedad lo obliga a someterse a diferentes tratamientos dentro y fuera de Venezuela, hasta que voceros del gobierno nacional anunciaron su muerte en Caracas el 5 de Marzo de 2013.

¿Y usted qué opinión tiene de Hugo Chávez?. ¿Lo ama?, ¿No lo ama?. Deje su comentario.

Thaís Aguilar.CNP 9810

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.