Los sectores populares que ayer se le sumaron en masa a los revolucionarios siglo XXI, hoy son los principales oponentes. Incluso, los delincuentes que ellos premiaron en su momento, les roncan en sus propios predios para solicitar salida del poder a los impulsores de la hambruna y barbarie. Así las cosas, dormir es un problema para los señores del oficialismo, a quienes ya no les funciona el slogan de guerra económica.

Arturo Molina opinión

Arturo Molina @jarturoms1

El régimen se mueve sobre escenario publicitario ante pésimos servicios públicos, escasez generalizada y alto costo de la vida. Mantienen tercamente la negación de la realidad concreta y obtienen resultados desfavorables en el seno de la sociedad. La crisis política-social- económica les ha develado cada movimiento. A las expropiaciones y el quiebre del sector productivo nacional, público y privado, le siguió el slogan guerra económica, y saquearon empresas de forma ilegal. Se apoyaron para su fechoría en ilegitimo decreto 3.610, publicado en Gaceta Oficial 41.478, por 60 días, de fecha 10 de septiembre 2018, y lo han  renovado sin fundamento alguno hasta el 2020, disfrazándolo con la pandemia del COVID-19, evitando el debate en la legítima Asamblea Nacional, apegándose al autoritarismo como sistema de gobierno.

Lea también: De Bolívar a Wilexis por Arturo Molina

La pandemia debió dejarse fuera del juego político, pero las debilidades de los camaradas rojos rojitos en la gerencia pública los ha llevado a usar mecanismos de engaño a los ciudadanos para evitar la protesta ciudadana. Así cercaron la información y dejaron por fuera a quienes en los estados venían desempeñando criterios responsables ante el covid19. Los aportes de los  hermanos Rodríguez, actuales emisarios del régimen, no gozan de credibilidad y confianza. El desespero por evitar el reclamo social lleva al oficialismo a programar operativos de salud, y las personas que asisten salen perjudicadas e incluso fenecen como sucedió con menor recientemente en Chacao, Estado Miranda, sin oírse pronunciamiento del régimen para llevar a la cárcel a los responsables. En el episodio de los jóvenes que dieron positivo del coronavirus en Nueva Esparta, la respuesta del régimen se dio en minutos para acusar al gobernador Alfredo Díaz (AD), y salieron con las tablas en la cabeza cuando a la luz pública se dejo correr los verdaderos responsables del hecho, y con todo eso aún le amenazan con privarlo de libertad.

Venezuela guerra económica

La escasez de gasolina, agua, gas doméstico, internet, energía eléctrica desmejoran la calidad de vida de las personas y generan mafias que explotan a los necesitados. Es tal el ingreso económico que se genera por los caminos de la ilegalidad, que funcionarios del régimen se atacan entre sí por controlarlos y proseguir con el descaro de la corrupción y el desangre al bolsillo de las personas. Sin rubor anuncian públicamente de cobrar por los mismos en dólares, mientras los salarios son en bolívares devaluados al 20.000%.

Lea también: La dictadura es más letal que una peste por Noel Álvarez

La arena es movediza, hay rabia en la sociedad venezolana, y el encierro con hambre enardece la situación de conflicto. Las migajas no son aliciente. Los sectores populares que ayer se le sumaron en masa a los revolucionarios siglo XXI, hoy son los principales oponentes. Incluso, los delincuentes que ellos premiaron en su momento, les roncan en sus propios predios para solicitar salida del poder a los impulsores de la hambruna y barbarie. Así las cosas, dormir es un problema para los señores del oficialismo, a quienes ya no les funciona el slogan de guerra económica.

Arturo Molina

@jarturoms1

www.jarturomolina.blogspot.com

jarturomolina@gmail.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.