Caminamos con José Gregorio… Luchamos por transitar las mismas veredas a fin de  encontrarnos con el Médico de los Pobres y con Teresa de Calcuta, la Santa de los Pobres… Confío en que ahí estaremos.  Nuestro peregrinaje tiene en José Gregorio uno de los baquianos. Ahí estaremos… Seguimos creyendo en la vida, en las personas, en el amor que se expresa en servicio. Nos encontramos en esta travesía. Ojalá y todos los venezolanos caminemos al ENCUENTRO CON JOSÉ GREGORIO. 

Felipe Guerrero opinión

Felipe Guerrero

«La santidad no es un lujo de unos pocos…» afirmó la querida Madre Teresa de Calcuta, la santa de la post-modernidad. La expresión de esta santa de nuestros días la recordamos en la hora en la cual los venezolanos celebramos la cercana presencia, cara a cara  de JOSÉ GREGORIO HERNÁNDEZ con Dios en la patria celestial.

Lea también: Dictadura moderna por Arturo Molina

La santidad no es cosa de fama pasajera, la santidad es cosa del corazón, es cosa de amar mucho y demostrarlo y solo  es posible en el servicio generoso y en la  lucha concreta por la transformación de la sociedad. El verdadero amor y la verdadera solidaridad se expresa en la presencia de un ser humano libre de los vicios del individualismo egoísta, la acumulación de riquezas y la mercantilización del ser humano.

Los venezolanos vivimos un tiempo de alegría y de festejo a pesar de que la patria camina por un largo desierto. En esta hora menguada de Venezuela celebramos entusiasmados en torno a la figura de JOSÉ GREGORIO HERNÁNDEZ  A pesar de que el aire que respiramos está saturado de mezquindades, de traiciones, de abyecciones sin nombre y de servilismos increíbles, la imagen de este venezolano nos enseña que en esta tierra es posible superar tantos egoísmos y elevarnos como seres humanos.

La salvación y la santidad no está en huir hacia el más allá, sino en la capacidad de ver el más allá en el rostro del hombre concreto, del hombre de la calle, del excluido, del marginado, de ese que identificamos como «Prójimo» y que por comodidad y apariencia decimos que no se  parece al hijo del Carpintero de Nazareth.

José Gregorio Hernández

Es el mismo que nació en una vulgar pesebrera el que nos dio la única fórmula que existe para alcanzar la santidad: «Porque tuve hambre… Porque tuve sed… Porque estaba desnudo… Porque estaba enfermo… Porque estaba preso…». En su hora, JOSÉ GREGORIO HERNÁNDEZ se encontró a Jesús en esas realidades y fue dejando jirones de existencia en la zarza de la vida y regaló sus mejores retazos y fue bálsamo para los enfermos y devolvió a la tierra venezolana su inmenso corazón con todas sus heridas.

Vuelve JOSÉ GREGORIO HERNÁNDEZ para acompañarnos en esta Venezuela, para estar a nuestro lado cuando padecemos esta isquemia, este infarto y esta angina. Vuelve para decirnos que no nos resignemos jamás a esta amargura, que no permitamos que el llanto  tenga  sal ni que el dolor paralice nuestra marcha, ni que la desconfianza nos cierre los caminos, ni que la muerte tenga la última palabra.

Tenemos millones de metros de esperanza para hacer con ella millones de banderas tricolor de acuerdo al diseño que nos muestra JOSÉ GREGORIO HERNÁNDEZ al bajar de los cielos a sembrarla.

Jospe Gregorio Hernández milagros

Ya nos dijo Tomás de Aquino: «La santidad no consiste en saber mucho ni en mucho meditar; la santidad es un secreto: El secreto de mucho amar». Ese es el modelo.

Al final de la vida no se hablará de fe, ni de si hemos sido fieles  a la ley, se hablará sólo de AMOR, sencillamente de amor con hechos, de honrar a los hombres en los encuentros de cada día: ahí es donde se juega nuestro destino eterno según la medida del amor.

Alberto Hurtado, otro santo latinoamericano, dijo que los santos son hombres chiflados por su ideal. Para los cuales Cristo es una realidad viviente, su Evangelio un código siempre actual, su mensaje algo perfectamente aplicable a su vida y algo que tratan de vivir. Hombres que se esfuerzan en amar y servir a sus hermanos, como Cristo los serviría…»

Lea también: El maltrato a los venezolanos retornados por José Rozo

Caminamos con José Gregorio… Luchamos por transitar las mismas veredas a fin de  encontrarnos con el Médico de los Pobres y con Teresa de Calcuta, la Santa de los Pobres… Confío en que ahí estaremos.  Nuestro peregrinaje tiene en José Gregorio uno de los baquianos. Ahí estaremos… Seguimos creyendo en la vida, en las personas, en el amor que se expresa en servicio. Nos encontramos en esta travesía. Ojalá y todos los venezolanos caminemos al ENCUENTRO CON JOSÉ GREGORIO.

felipeguerrero11@gmail.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.