El Real Madrid se llevó el último derbi madrileño en el Vicente  Calderón (en Liga, al menos) y da un golpe a la Liga con tan solo 12 jornadas disputadas: aventaja en cuatro puntos al FC Barcelona y ya en nueve a su rival de este sábado, el Atlético de Madrid.

Los de Zidane cimentaron su victoria en un brillante primer tiempo, con un Isco estelar, y en aguantar el segundo tiempo el arreón del Atleti, sentenciando el choque con dos zarpazos.

El Atleti tuvo sólo 20 minutos buenos, los diez primeros de cada parte. Tras una falta lateral sacada por Carrasco como única jugada en la que la defensa blanca tuvo que emplearse a fondo, el Real Madrid, con Isco a los mandos, asumió el control del juego. El malagueño dejó una ristra de sombreros, controles y recortes que rubricaron su mejor partido como madridista y en mucho tiempo.

En el minuto 12, un centro de Marcelo por la izquierda lo remató de cabeza Cristiano y Oblak hizo una milagrosa parada justo sobre la línea. De hecho, el portugués pidió gol. Con el Madrid dueño y señor del partido y con un Atlético muy tímido en ataque, llegó el primer gol.

Modric forzó una falta en la frontal y el disparo de Cristiano, tras golpear en la barrera, descolocó a Oblak y entró en la portería. El resultado era justo para un equipo que no sufrió nada en el primer tiempo.

Salida en tromba sin premio

En la reanudación, el Atleti salió en tromba en busca del empate. Primero, una rosca de Carrasco que se fue milímetros por encima de la cruceta, y después, un tiro demasiado cruzado de Griezmann, fueron las grandes ocasiones del un Atleti que llegó durante instantes a encerrar a los blancos.

Queriendo aprovechar el impulso, el Cholo se la jugó dando entrada a Gameiro y Correa por un cansado Gabi y un Torres que este sábado tampoco estuvo acertado. Pero era demasiado tarde. El arreón colchonero se había disipado y el Madrid volvía a controlar el juego.

En el 68, un tiro de fuera del área de Isco lo despejó con la punta de los dedos Oblak, y justo después, Cristiano forzó un penalti cometido por Savic. La pena máxima era dudosa, pero la aparatosidad de la caída del luso se lo puso en bandeja a Borbalán. CR no falló desde los once metros y el Atleti se hundió.

Apenas seis minutos después del 0-2, Bale condujo un contragolpe por la izquierda y cedió a Cristiano, que sólo tuvo que empujarla para firmar el ‘hat-trick’ y dejar su sello en el último derbi liguero en el Manzanares. El partido estaba finiquitado.

Información de 20minutos.es

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.