Así deambulan entre aburridos escenarios que les hace ricos en lo económico y pobres en lo espiritual. Sucesos descritos por la historia les sirve para la burla. El desconocimiento juega su partida y se los lleva consigo al precipicio de la ignorancia. Financian asesinos y lloran por los asesinados. Viven del hambre y lamentan la hambruna. El debate surge con base a esa realidad, ¿en cuál se anota usted?

Arturo Molina opinión

Arturo Molina @jarturoms1

La margarita está siendo desojada con disimulo por variedad de actores que apuestan hacerse del poder con la metódica de arriesgar poco y cobrar en abundancia. Juegan detrás de la cerca. Muestran sus rostros si ven que la tajada es buena. Denigran de otros, buscando el control de algo. Amanecen desesperados y se les anochece el día cargado de turbulencias. Tienen colmillos y los esconden en cara de ovejas mansas. El cuento de caperucita roja se quedó en pañales con tan abrumador guión.

Lea también: La maldición de los commodities por Noel Álvarez

El planteamiento de liberalismo vs comunismo les sirve para enarbolar discurso que les permita estar en el tapete de escenario público. Son esa especie de camaleones que adornan su conducta según la circunstancia. Así, sí el ejercicio del poder es de los rojos, ellos se tornan rojitos, pero si ven que algo puede cambiar de inmediato saltan al color que puede emerger. Se sientan en panaderías, restaurantes y hacen reuniones de círculos cerrados para investigar si van en el camino correcto y no arriesgar su recurso. Entonces son liberales o comunistas dependiendo del contrato o del guiso en el que participan.

debate opinión

Aportan dinero por igual a demócratas y dictadores. Apuestan al monopolio, acaparamiento, especulación y manipulación como método de supervivencia. Gritan libertad en su casa y fuera de ella se arrodillan al tirano. Saludan con indiferencia al conocido e imprimen fuerza adicional para colgarse de los testículos del desconocido. Las conversaciones las mantienen vendiendo a los cercanos según el representante con el que estén hablando. No son espías ni ciudadanos, son piltrafas de la escoria por recoger y botar al relleno sanitario. Sin formación y hogar decente, medran entre cloacas habitadas por ratas y malos olores.

Lea también: Resentidos sociales por Juan Guerrero

Así deambulan entre aburridos escenarios que les hace ricos en lo económico y pobres en lo espiritual. Sucesos descritos por la historia les sirve para la burla. El desconocimiento juega su partida y se los lleva consigo al precipicio de la ignorancia. Financian asesinos y lloran por los asesinados. Viven del hambre y lamentan la hambruna. El debate surge con base a esa realidad, ¿en cuál se anota usted?

Arturo Molina

@jarturoms1

www.jarturomolina.blogspot.com

jarturomolina@gmail.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.