El ‘fútbol tradicional’, representado en la UEFA, en dirigentes gubernamentales, instituciones y clubes, ha levantado un frente común para frenar al ‘huracán Superliga’, que amenaza con cambiar la organización de un deporte que para muchos pasará de tener un origen humilde a ser exclusivo para los clubes más pudientes.

El anuncio de la creación de una competición semicerrada por parte de doce de los mejores clubes europeos de Inglaterra, España e Italia, al que se adelantaron con un comunicado el organismo europeo y las ligas y federaciones de los tres países, ha provocado una tremenda convulsión, más que una guerra civil, casi nuclear.

Los ’12’ no han vuelto a manifestarse tras su puesta en escena, pero parecen tenerlo todo muy claro con el proceso jurídico y competitivo en marcha.

Lea también: Barcelona FC desplaza al Real Madrid como el club más valioso del mundo

Las reacciones contrarias a esta Superliga no han cesado de aparecer. La UEFA abandera, lógicamente, el frente común. Su Comité Ejecutivo, reunido en Montreux (Suiza), no ha cedido un ápice y ha acordado seguir adelante con el nuevo formato de la Liga de Campeones y de las demás competiciones continentales que entrarán en vigor en la campaña 2024-25.

Independientemente de la pretensión de estas entidades de crear una competición casi cerrada, dentro de tres años el principal torneo europeo contará con 36 equipos en vez de los 32 de la actualidad.

El presidente de la UEFA, el esloveno Aleksander Ceferin, ha sido contundente al asegurar que el proyecto de la Superliga es fruto de «la avaricia, el egoísmo y el narcisismo de algunos» y que estudiarán la participación de los jugadores de los clubes implicados en la próxima Eurocopa.

«Estamos evaluando la situación con nuestro equipo jurídico. Todavía es pronto porque lo anunciaron anoche. Vamos a imponer todas las sanciones que podamos cuanto antes, sacarles de todas las competiciones y prohibir a los jugadores participar en nuestras ellas», dijo.

Lea también: El Mánchester pasa a semifinales de la Champions League

En un encuentro con varios medios tras la reunión de Montreux, aseguró que «la Superliga se iba tramando y cociendo desde hace tiempo con gente como Florentino Pérez y Agnelli» que podían haber hablado con su institución, siempre dispuesta a ayudar.

«Hace unos días recibimos una propuesta interesante y dijeron que no había nada que hablar. Esto tiene que ver con la avaricia, el egoísmo y el narcisismo de algunos», agregó.

Dirigencia en contra

No obstante, Ceferin dejó la puerta abierta para aquellos clubes que quieran salirse del proyecto de la Superliga y regresar a las competiciones de la UEFA, y destacó el respaldo recibido por parte de la Comisión Europea sobre la postura de la UEFA y la de la FIFA, cuyo presidente, Gianni Infantino, lo manifestará este martes en el Congreso de la organización

Luis Rubiales, presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) y vicepresidente de la UEFA, aseguró que el anuncio de la Superliga ha provocado una situación que «requiere lo mejor de todos los estamentos del fútbol». Además, agregó que la UEFA y todo el fútbol europeo está más unido que nunca.

Lea también: Japón presenta mascotas de Juegos Olímpicos Tokio 2021

«Debemos apelar de manera inequívoca a la responsabilidad y a los principios que siempre han guiado el deporte más seguido del mundo», indicó el máximo mandatario de la RFEF, quien afirmó que desde la UEFA llevan «años trabajando en la reforma de las competiciones para adaptarlas a los nuevos tiempos, generando más riqueza que nunca, sin dejar de lado a ningún estamento, y haciéndolo de acuerdo con los fundamentos de solidaridad y respeto al mérito deportivo».

La Comisión Europea (CE), que este lunes cargó abiertamente en contra de la Superliga de fútbol europea por cuestión de «valores», evitó pronunciarse sobre posibles problemas en materia de competencia y sugirió que los asuntos de gobernanza suelen dirimirse en cortes de arbitraje y tribunales nacionales.

Los mueve la codicia

Y mientras, exfutbolistas y jugadores en activo tampoco han dejado escapar la ocasión para pronunciarse sobre la Superliga. Sobre todo desde Inglaterra. Nombres como Gary Neville, ex del Manchester United, declaró estar «asqueado». Otros como Álex Ferguson dijo que hablar de la Superliga es como «apartarse de 70 años de fútbol europeo».

Entre los que aún están en activo, Ander Herrera (PSG) estalló contra el nuevo formato. «Amo el fútbol y no puedo quedarme callado ante esto, creo en una ‘Champions League’ mejorada, pero no en que los ricos roben lo que el pueblo creó, que no es otra cosa que del deporte más bonito del planeta», escribió en Twitter.

Mesut Özil, ex del Real Madrid y ahora en el Fenerbahce, también atacó a la Superliga: «Los niños crecen soñando con ganar el Mundial y la Champions no la Superliga. Lo bonito de los grandes partidos es que solo ocurren una o dos veces al año, no todas las semanas».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.