“El mundo se enfrenta a una urgente crisis de salud pública”, dijo Alex Gorsky, presidente y director ejecutivo de Johnson & Johnson. “Estamos comprometidos a hacer nuestra parte para que la vacuna COVID-19 esté disponible y sea asequible a nivel mundial lo antes posible”.

Estudios COVID-19

Los científicos de Estados Unidos se aproximan a lograr una vacuna para mantener el mundo a salvo de COVID-19.

Lea también: La preocupante predicción que hizo China sobre el coronavirus

Varias asociaciones de Estados Unidos ya están probando vacunas en personas, un gran paso para demostrar que un fármaco es seguro y eficaz. Otros están descubriendo nuevas formas de administrar y poner una vacuna cuando esté lista.

Científicos de empresas y universidades de Estados Unidos han podido comprimir en semanas sus investigaciones que normalmente llevan meses o años. El esfuerzo recibió un impulso cuando el presidente Trump firmó la ley que dedica 8.300 millones de dólares en fondos federales para luchar contra COVID-19.

El dinero está ayudando a agencias federales como los Institutos Nacionales de Salud y la Administración de Alimentos y Fármacos y sus socios del sector privado a producir rápidamente vacunas y nuevos tratamientos.

A continuación algunas de las iniciativas de Estados Unidos para hacer llegar al público una vacuna contra COVID-19 en un período de un año a 18 meses.

Comienzan las pruebas con personas

Desde marzo, los investigadores de dos compañías estadounidenses han comenzado la fase de pruebas en humanos de posibles vacunas para COVID-19:

Moderna Therapeutics, de Cambridge (Massachusetts), en colaboración con los   Institutos Nacionales de la Salud de Estados Unidos.

Inovio Pharmaceuticals, de Plymouth Meeting, (Pensilvania), en colaboración con la Fundación Bill y Melinda Gates.

Ambas compañías comenzaron a trabajar en vacunas tan pronto como la secuencia genética del virus se publicó en línea en enero.

Esta fase de pruebas implica administrar la vacuna a un máximo de 100 adultos sanos y vigilarlos de cerca para detectar efectos secundarios.

Desarrollar esta vacuna tan rápidamente es un “hito importante”, dijo en una declaración Ami Shah Brown, vicepresidente principal de asuntos regulatorios de Inovio.

avances EEUU COVID-19

Inventar nuevos métodos de vacunación

Científicos en la Facultad de Medicina de la Universidad de Pittsburgh han desarrollado una posible vacuna (en inglés) para COVID-19 y un nuevo método de administración de la vacuna. En lugar de ponerse una inyección, los pacientes presionarían un parche del tamaño de la yema del dedo de una persona contra su piel. El parche tiene 400 agujas diminutas que suministran la vacuna en el cuerpo.

“Se siente como si fuera velcro”, indicó en una declaración Louis Falo, jefe de dermatología en la facultad que trabajó en el proyecto.

El equipo de investigación dijo el 2 de abril que espera obtener la aprobación de la Administración de Alimentos y Fármacos para comenzar a probar el parche y la vacuna en humanos en los próximos meses.

Invertir en el acceso 

Johnson & Johnson, con sede en New Brunswick (Nueva Jersey), también está investigando una vacuna y dijo que espera empezar a probarla en personas a más tardar este otoño.

Lea también: OMS niega que mascarillas sean «la solución milagro» para frenar el coronavirus

Pero la compañía también ha anunciado que está aumentando su capacidad de fabricación con el objetivo de poder producir más de 1.000 millones de dosis de vacuna de COVID-19.

“El mundo se enfrenta a una urgente crisis de salud pública”, dijo Alex Gorsky, presidente y director ejecutivo de Johnson & Johnson. “Estamos comprometidos a hacer nuestra parte para que la vacuna COVID-19 esté disponible y sea asequible a nivel mundial lo antes posible”.

Fuente: ShareAmérica

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.