Algunos factores de las oposiciones siguen nadando en el mar del desierto. Lamentablemente se aventuran al forfait y el auto-gol. La resistencia al autoritarismo y el restablecimiento del sistema de libertades se pierde con el ausentismo. Las ciudades comunales son una mala noticia para los abstencionistas.

Arturo Molina opinión

Arturo Molina @jarturoms1

Las grandes transformaciones que caracterizan al mundo civilizado corresponden al avance experimentado por el desarrollo en conocimiento científico y tecnológico, y a su rápida aplicación en diversos ámbitos de la sociedad en anexión con la difusión a través del internet. Los cambios son permanentes y ayudan a la generación de riqueza, innovación y calidad de vida de los ciudadanos. Venezuela se muestra entre los rezagados en esa área, e incluso, el desmembramiento de la estructura socio económica alcanza niveles caóticos. Retroceso denunciado por los diferentes sectores productivos del país ante el gobierno nacional, recibiendo la evasión como respuesta.

Lea también: Todos somos forajidos por Noel Álvarez

Ante el reclamo surge lo autoritario, transformando en zona de choque lo privado con lo público. Reafirma el oficialismo su discurso disociador, conveniente para avanzar en el salto diseñado, y terminar con la organización político territorial y el sistema de producción que establece la Constitución de la República vigente, ensayando con la comuna (concepto ideológico socialista-entidad local socialista), apoyándose en el ausentismo ciudadano en elecciones de carácter nacional, regional y local. Así pretenden eliminar la descentralización, el Estado Federal, gobernaciones y alcaldías, propiedad privada o individual, imponiendo la propiedad social. Control social absoluto desde Miraflores. Gobierno único. Partido único. Sociedad sumisa.

ciudades comunales

En el año 2007 esa propuesta autocrática fue rechazada por la mayoría de electores que participaron en la consulta, entre ellos, los ligados al régimen. En el año 2009 y 2010 continuaron los revolucionarios siglo XXI con su agenda autoritaria en la Asamblea Nacional (AN) y aprobaron Leyes inconstitucionales direccionadas a la implantación de las Comunas (la abstención les facilitó el control total de AN 2005). En su momento quienes apostaron a esa desfachatez se negaron a aceptar el error y se escondieron, para luego aparecer con su cara lavada. Son varios los procesos en los que han dejado el camino libre al gobierno nacional para que arrinconen a los ciudadanos. Con la abstención del 6D 2020 vuelve el oficialismo a tomar oxígeno en la AN, y anuncian el proyecto de las Ciudades Comunales. El régimen juega sistemáticamente a la desesperanza de la desavenencia democrática, y con ello a la desaparición definitiva del voto libre y secreto para elegir autoridades.

Lea también: Construir riqueza por Juan Guerrero

Apuesta el oficialismo a estructurar su forma de gobierno bajo la óptica del sistema colectivista. Tienen claro el camino a seguir para alcanzar la subordinación de las personas a su propósito tiránico. Lo buscan incansablemente. Algunos factores de las oposiciones siguen nadando en el mar del desierto. Lamentablemente se aventuran al forfait y el auto-gol. La resistencia al autoritarismo y el restablecimiento del sistema de libertades se pierde con el ausentismo. Las ciudades comunales son una mala noticia para los abstencionistas.

Arturo Molina

@jarturoms1

www.jarturomolina.blogspot.com

jarturomolina@gmail.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.