¡Mataron a Cachú!

Al escribir estas líneas, (8 de mayo de 2021) recibo la noticia que fue asesinado Cachú. Fue baleado en la plaza Bolívar de esta ciudad. Cayó a los pies de la Basílica Menor, San Antonio de Padua. Sus asesinos, en un carro, lo venían persiguiendo y al pasar un reductor de velocidad o “policía acostado”, la pequeña moto en que se desplazaba Cachú de pasajero, perdió el control, yéndose contra un poste, el conductor de la moto se parte la tibia y queda allí tirado.

José Rozo

José Rozo @JoseRozoL

Era lunes 13 de abril de 2020. Apareció el cuerpo del joven que estaba desparecido desde el sábado. Había ido a Cúcuta por la trocha La Platanera controlada por la criminalidad, a comprar alimentos para su casa. Jean Carlos Estupiñán era su nombre. Vivía aquí en San Antonio del Táchira. Lo hallaron atado de pies y manos. Lo asesinaron golpeándole la cabeza con una piedra para robarle lo que había comprado. Tenía 27 años. Fue encontrado en la trocha por su propia familia que lo había estado buscando desde el día que no llegó a su casa. Jean Carlos, es la primera víctima por el cierre de frontera, el cierre de los puentes, el cierre del paso peatonal por los puentes internacionales. Ordenado por la tiranía de Caracas.

Lea también: El daño ontológico a los venezolanos por Juan Guerrero

Es un día caluroso, 35 grados promedio, para la noche entre27 y 25. Terminé  el artículo para Frontera7dias. Pandemia y Control Social, se llama. Me escribe mi hija Ariana que está en New York. Me dice que donde trabaja; “Unos compañeros resultaron contagiados”, New York es la ciudad más impactada por el bicho. Los cerros de San Antonio del Táchira, han sido tomados por jóvenes para elevar cometas, papagayos. Se están adelantando, pues agosto es el mes de las cometas. Debe ser por el tedio, el encierro, el aburrimiento producido por la cuarentena y el toque de queda.

colectivos Cachú

En la campaña de prevención mundial, se ha hecho un mal uso del lenguaje, de los conceptos, de los términos. Por todos los medios se manda al “Distanciamiento Social” lo cual no es lo correcto, no es lo apropiado. Debería ser; “distanciamiento físico”. El primero, asusta a la gente, la encierra, la aísla, y esto es grave para la salud mental, puede desarrollar paranoias. La segunda, es mucho más responsable, me indica que gozo de mi libertad pero con responsabilidad, me hace más consciente sin aislarme, encerrarme ni física ni mentalmente y mucho menos emocionalmente. Me reafirma que debo ser dueño de mis actos, que tengo el poder de proteger la vida, la mía y la de toda la especie humana, y, por el bien de todos, debo seguir viviendo, con responsabilidad, consciente de la amenaza que se cierne contra la humanidad de la cual formo parte activa. De ahora en adelante; “distanciamiento físico”.

Son las 8:40 de la noche. Acaba de restablecerse la energía eléctrica. La cortaron a la 1:10 de la tarde, más de 7 horas sin luz. Pobre los enfermos, donde la energía eléctrica es vital para tratar sus enfermedades, en especial, los contagiados con la infección china. Tener servicios públicos de calidad es un derecho fundamental. El comunismo criminal avanza con su plan de extermino de la sociedad venezolana a través de la destrucción de los servicios básicos, como los relacionados con la salud y la vida.

colectivos Cachú

Es martes 14 de abril de 2020. Recibí una llamada de Freddy de La Televisora Regional del Táchira, TRT. Me pide una declaración en audio, sobre la extensión de la cuarentena y el impacto en la economía. Fui  a la Panadería Andina. Yo soy más panadero que arepero, y me gusta el pan andino. Llegó también a comprar Oriestel Sayago, me dijo; “Venga y le echo un poquito de alcohol al tapaboca” Efectivamente me echó; era aguardiente. Ellos tienen además una licorería. Atendí también un mensaje por whatsaap, de Guinetts de Unión Radio, Caracas. La atendí. Le envié dos audios como lo pidió. Leo en Infobae que, el vicecanciller de Colombia dice que, 33 mil venezolanos están regresando a Venezuela por la pandemia. Si eso es así, la situación puede ser difícil para nuestra frontera. Pues los 3 mil que han llegado, los han llevado a centros de confinamientos (San Antonio, Capacho, Rubio y San Cristóbal), lugares que son más bien, depósitos de seres humanos, ¿cómo será atender esa cantidad? El adulador del régimen, y autollamado el protector, en un video, dijo que las personas que él mandó a detener, fue porque violaron la Ley del Odio, (ley que el régimen opresor se hizo a su medida, para someter, perseguir y oprimir, a todo aquel que haga uso de su derecho a opinar, cuestionar y criticar, al régimen o a sus aduladores). Dijo también el adulador, que él le había ordenado al Sebin (policía represiva de inteligencia del régimen), la detención, “les deben aplicar todo el peso de la ley del odio”. Lo decía quizás lleno de profundo amor. El tipo, como ustedes pueden ver, funge de policía, fiscal y juez. Es la cara de la opresión en el Táchira. Cuídese mundo, en especial los países vecinos, el socialismo, el comunismo, son sistemas ruinosos y opresores, enlatados como partidos verdes, progresistas o de humanismo como en Colombia. Lo que les contamos no es paja, ni es lo que hemos leído en un libro, o de una cadena de Whatsaap, es lo que hemos vivido en 20 angustiosos y dolorosos largos años. La democracia no es perfecta, es perfectible, es decir, se va perfeccionando a través del tiempo. En democracia, Ud. tiene la oportunidad de elegir, cambiar por otro demócrata cada 4 o 5 años. En las tiranías comunistas como la que atormenta a Venezuela no. Ellos oprimen, persiguen y matan para mantenerse en el poder. Hasta el evangelio cristiano lo indicó;  “Y el Señor, después que les habló, fue recibido arriba en el cielo, y se sentó a la diestra (derecha) de Dios” Marcos 16:19. Huyan y condenen para siempre los políticos y las políticas de izquierdas. En la lucha por la libertad, la justicia, la democracia liberal y la prosperidad, hay que ser extremistas y celosos como un perro dragón. Así debe ser la sociedad  y la política venezolana del siglo XXI. Ya no más  sociedades sumisas, adormecidas por el opio de los intelectuales y la politiquería. La sociedad civil del siglo XXI será una sociedad guerrera, de guerreros, mental y físicamente. ¡Basta de sociedades tímidas y acomplejadas, presas fáciles para los tiranos!

Cachú colectivos

Al escribir estas líneas, (8 de mayo de 2021) recibo la noticia que fue asesinado Cachú. Fue baleado en la plaza Bolívar de esta ciudad. Cayó a los pies de la Basílica Menor, San Antonio de Padua. Sus asesinos, en un carro, lo venían persiguiendo y al pasar un reductor de velocidad o “policía acostado”, la pequeña moto en que se desplazaba Cachú de pasajero, perdió el control, yéndose contra un poste, el conductor de la moto se parte la tibia y queda allí tirado. Cachú, trastabilla y corre, sus asesinos le disparan, lo impactan por la espalda, gira a la derecha y cae al piso, boca abajo, sobre las hojarascas secas de la Plaza, sigue con vida. Sus asesinos lo rematan de un disparo a quema ropa, a la altura de la Hélix de la oreja izquierda, destrozándole el cerebro y el poder del pensamiento. Por el medio giro que dio al ser impactado varias veces por la espalda, quedó tirado en dirección hacia donde venía corriendo. Por la posición y expresión de su medio rostro, parecía estar dormido, boca abajo. El puño de su mano izquierda, a la altura del lado izquierdo del rostro, cerrado, y el pulgar libre. Su larga cabellera  y su coleta anudada, que eran su facha inconfundible, no se desdibujaron. La policía científica encontró 13 casquillos de balas nueve milímetros.  Eran las 2 y 15 de esa tarde ratona, de aquel sábado 8 de mayo de 2021. Todo fue muy rápido, bajo la mirada sublime de San Antonio de Padua y su niño Dios, patrono del Municipio. Óscar Rangel era su nombre. Nacido y criado aquí, en San Antonio del Táchira. Su apodo, se lo pusieron sus compañeros de estudio, por su baja estatura, “era enano” dicen sus compañeros de colegio. Fue travieso, altanero y maloso con sus compañeros de colegio. A quien pudiera “se la aplicaba”. Provenía, como tantos otros, de un hogar disfuncional. Terminó el bachillerato y quizá por sus extravagancias y algo chocante, terminó enrolado en las filas del régimen opreso. Óscar, es parte de esos jóvenes, levantados bajo este régimen, con más de 20 años jodiendo al pueblo. A esa generación, fácilmente les lavaron el cerebro, no conocieron o no vivieron otro sistema de gobierno. Mordieron el anzuelo de la retórica socialista y comunista, bolivariana del difunto, como tantos otros que andan por ahí, confundidos, creyendo que van por el camino correcto. Tontos útiles. El partido comunista que había reclutado a Óscar, los hace mártires y usan estas figuras para sumarlas a su negro historial, y asegurar más adeptos para su proyecto criminal de odio de clases. “Hay que destruir la burguesía” gritaba el difunto, y la mayoría no entendía, creían que se refería a Rozo allá en Fedecámaras. La burguesía es toda sociedad productiva, independiente, activa, que se desenvuelve por ejemplo en la libre empresa, en la propiedad privada, en el libre mercado, fomentando la democracia y los derechos individuales y la prosperidad mediante la educación y el trabajo honrado. En otras palabras, el comerciante, el industrial, el profesional, el intelectual, etc., etc., etc.

Días después del crimen.

¿Quiénes lo asesinaron con tanta saña?

 “Los Colectivos defienden la Revolución” Con esa frase, Oscar pintó las paredes de San Antonio del Táchira, -Aún se conservan-, así marcó su territorio. Fue en sus grandes momentos como jefe de los temidos colectivos, por allá en el 2017. Los colectivos, son grupos represores, creados por el régimen para “defender la revolución”. Fue su fundador en la zona.

Sus asesinos, se sospecha, están en el entorno al que les sirvió, luego de usarlo. Lo habían echado a un lado de la organización que creo y fundó. Era quizás un peligro para ellos. “Fueron los mismos que disolvieron y le quitaron la organización, pues tenía carisma y liderazgo en su mundo”, además; “Sabía mucho”. “Él lo sabía”, “Le habíamos dicho que se fuera, no hizo caso y miren como terminó”, me confiesa Vera*, ex camarada de Óscar.

Cachú colectivos

-¿En qué andaba Cachú?- Pregunto.

– Se dice que estaba en contacto con las disidencias de las FARC, y el ELN que está por estos lados no se las lleva con ese grupo, y no van a compartir su territorio, por eso le hicieron la vuelta, él sabía que le iban hacer la vuelta, le dijimos que se fuera, pero no creyó, decía que si eso pasaba, se prendía el peo” -Afirma Vera

-¿Cachú llegó a matar?

-No. Jodía a la gente, pero no llegó a matar a nadie, que se sepa.

-A mí me marcó la casa y me tocó guardarme unos días -Le confieso.

 -Sí eso lo hizo él. Le gustaba joder a los opositores, a los escuálidos, (risas)

-¿Hay alguna relación con la muerte del motociclista, asesinado en Rubio el pasado lunes 10? La policía científica dice que hay coincidencias con la muerte de Cachú-

-Sí, Tony era de Fundacomunas como Cachú, eran muy amigos, él, (Cachú), venía trabajando con gente de Rubio. Cachú tenía gente en varios municipios. Tenía armado su combo.

-Pero, ¿logró los contactos con la llamada disidencias de las FARC?

-Pues; al parecer alcanzó a dejar la estructura y gente recibiendo entrenamiento y formación de las FARC, es lo que se dice.

-¿Qué crees que vaya a pasar?

-Que le digo yo doctor, ya esta zona está en la mira de esos grupos.

-Bueno, lo dejo doctor

Se montó en su moto negra socialista, se acomodó el casco y partió rumbo al centro, me pareció que a la moto le faltaba la placa.

Lea también: Hay ambiente electoral por Arturo Molina

La muerte de Cachú  produjo alegrías y satisfacción de muchos, hubo hasta pólvora. Esas demostraciones, las reciben los asesinos como un apoyo, como una especie de “gracias por el favor recibido”. Tenemos una sociedad enferma, perdida en “el placer de ser cruel”. En el fondo, sienten amor por el más fuerte, esta actitud es la conducta de una sociedad sumisa y leal a su opresor. Clase social resentida, amargada, y lo más triste es que lo ignoran por el nivel de dormida que tienen la conciencia. Para ser libres, hay que despertar. El mundo está lleno  de personas que rehúyen a la libertad. Otros que creen que no valen la pena luchar o morir por ser libres. Son sociedades que no merecen ser libres. Sadomasoquistas.  En nuestro caso, ignoran además, que estamos en presencia de la colombianización de un conflicto en nuestro territorio, en nuestra frontera. Qué, eso que está ocurriendo en La Victoria, estado Apure, puede avivarse aquí, y entonces las alegrías por este hecho atroz, se pueden convertir en llanto y dolor. No debe haber condescendencia con el mal. El problema del mal es que siempre termina mal.

Era miércoles 15 de abril de 2020, tembló en la frontera. . .Continuará..

José Rozo.

josefronteras@gmail.com

*Nombre ficticio

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.