Henrique Capriles inhabilitación
El gobernador del estado Miranda, Henrique Capriles Radonski, aseguró que no podrán inhabilitarlo para que luche por el cambio del país.
“El único inhabilitado en este país es Nicolás Maduro. Jamás podrán inhabilitarme que luche para cambiar nuestro país”; sentención Henrique Capriles.

El gobernador Henrique Capriles, a quien las autoridades venezolanas sacaron de carrera para las presidenciales de 2018, es un incansable y rebelde dirigente que desafió a Hugo Chávez cuando lucía invencible y ahora reta a su heredero Nicolás Maduro.

Este viernes, la Contraloría General de la República informó a Capriles que fue inhabilitado políticamente por 15 años, luego de haberle impuesto una multa de 10 dólares “por haber reconducido el presupuesto de Miranda”.

La sanción, que será apelada, tiene que ver con supuestas irregularidades administrativas durante su gestión entre 2011 y 2013 como gobernador de Miranda, cargo al que llegó en 2008.

“Que esta inhabilitación que me han puesto nos dé  más fuerza para llenar las calles (…) “Me declaro en campaña, no como candidato sino para cambiar el rumbo de nuestra Venezuela”, dijo ayer el líder opositor, sentenciando “Jamás podrán inhabilitarme que luche para cambiar nuestro país”.

Su endurecimiento quedó patente el viernes al rechazar la decisión de la Contraloría, que le prohíbe ejercer cargos públicos durante 15 años: “El único inhabilitado en este país es Nicolás Maduro. Métanse su inhabilitación por donde no les da el sol”.

¿Quién es Capriles?

Capriles, abogado de 44 años y una de las figuras más reconocidas y populares de la oposición, ha desarrollado su carrera política durante la era chavista, en la que asegura que Venezuela cayó en la peor crisis de su historia.

Soltero y nieto de judíos polacos sobrevivientes del Holocausto, rozó en 2013 la presidencia, resquebrajando por primera vez la maquinaria electoral del chavismo, que finalmente se quebró con la arrasadora victoria de la coalición opositora en las parlamentarias de 2015.

Por años ha sido considerado el líder del ala moderada de la oposición, ha venido endureciendo su discurso ante críticas por no apoyar abiertamente las protestas de 2014 que convocó el encarcelado Leopoldo López para presionar la renuncia de Maduro, en las que murieron 43 personas.

Devoto de la Virgen del Valle, fue elegido parlamentario por primera vez a los 26 años y se convirtió en el presidente más joven de la Cámara de Diputados del extinto Congreso (hoy Asamblea Nacional), en 1998.

En 2000 ganó las elecciones a la alcaldía del acomodado distrito caraqueño de Baruta.

Durante el golpe de Estado que depuso brevemente a Chávez en abril de 2002, ingresó a la embajada de Cuba, según él para mediar con manifestantes opositores, pero el chavismo lo acusó de asalto.

Por ello estuvo preso cuatro meses en 2004, aunque luego fue absuelto y retomó sus banderas.

Muy activo en redes sociales, tiene 6,5 millones de seguidores en Twitter y transmite todas sus intervenciones por Periscope, incluido un programa semanal.

La estrategia: “generar una crisis para evitar la consolidación de Maduro”

“Impulsó una estrategia de acumulación de fuerza para crear una mayoría electoral que a la larga tuvo éxito, frente a la tesis de que había que generar una crisis para evitar la consolidación de Maduro”, señaló a la AFP la psicóloga social Colette Capriles, que no es familiar del dirigente.

 “Maduro tiene miedo a que yo sea su nuevo comandante en jefe”

Capriles popularizó dos símbolos de la oposición: el tricolor venezolano en la gorra que lleva a todas partes y el término “enchufado” para referirse a quienes se benefician del despilfarro y la corrupción que, según él, carcome al gobierno.

De cara a las presidenciales de 2018, ya había sido postulado como candidato para las primarias de la oposición por Primero Justicia, partido en el que comenzó a construir su liderazgo junto con López, quien luego fundó su propio movimiento.

“Maduro tiene miedo a que yo sea su nuevo comandante en jefe, pero no se preocupen, más temprano que tarde habrá un nuevo comandante en jefe”, desafío Capriles, al asegurar que militares rechazaron su sanción.

Su imagen se vio golpeada al fracasar una iniciativa para convocar un referendo revocatorio contra Maduro en 2016, en la que se enfrascó mientras el resto de la dirigencia ensayaba otras fórmulas para sacar al mandatario del poder.

Los porcentajes de aceptación que asustan a Maduro

Pese a ello, él y López son los líderes de mayor aceptación, según una reciente encuesta de Venebarómetro, que le da una imagen positiva de 50,3%, por debajo de López (53%) y lejos de Maduro (28)%.

Capriles y sus dos derrotas frente al Gobierno

 En 2013 perdió la presidencia frente a Maduro por apenas 1,5% puntos de diferencia (235.000 votos).

Definido por una colaboradora como un hombre “incansable”, cuyas principales motivaciones son el trabajo y el deporte, se considera de centroizquierda, aunque el chavismo se empeña en ubicarlo en la derecha.

De hecho, Maduro lo descalifica por pertenecer a una familia rica: “burguesito mantenido” y “señorito” son algunos de los epítetos, a los que suma insultos como “vago” y más recientemente “Capriloca”.

A esto, el opositor le responde con acusaciones como “ilegítimo”, por un supuesto fraude que según él lo llevo al palacio de Miraflores.

En su primera campaña presidencial, en 2012, perdió frente a Chávez, pero logró el mejor resultado para un rival del poderoso exmilitar en la polarizada Venezuela: 44% de los votos frente a 55%.

Su opinión es de nuestro interés. Haga su comentario.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.