Un espacio de trabajo despejado de cualquier tipo –unos pocos metros cuadrados rodeados por una valla invisible– puede ayudar a mantener los límites mentales, también.

espacios de trabajo

En los casos más lujosos, la oficina o el estudio de una casa es una continuación del espacio de ocio: una habitación soleada en una casa de veraneo desde la cual un jefe puede controlar a todos en la oficina.

Lea también: Tips para organizar tu tiempo cuando trabajas en casa

En su forma más utilitaria, es, al menos, personalizada y privada. Hay una silla, un escritorio e, idealmente, una puerta. Probablemente haya otras cosas ahí también, como gabinetes, ropa de temporada y una cama para huéspedes. Pero es un lugar de trabajo.

Según la Oficina de Estadísticas Laborales, en 2017 sólo el 29% de los trabajadores asalariados tenía la capacidad de poder trabajar en su casa, y solo el 25% realmente lo hizo. Ahora, sin embargo, los trabajadores con oficinas en casa están pasando más tiempo en ellas que nunca. Muchos más están simplemente trabajando desde casa, y siempre que sea posible: en la mesa de la cocina, en la cama, en el sillón, en el garaje.

La mayoría de los lugares de trabajo no están preparados para esto. La mayoría de los espacios donde vivimos tampoco lo están. Sin embargo, millones de nosotros hemos sido enviados a casa y podemos estar allí por un tiempo. Tal vez usted sea uno de ellos.

Ya sea que esté trabajando, evitando el trabajo, equilibrando el trabajo con el cuidado de los demás o buscando trabajo, lo más probable es que su oficina temporal no sea un lugar óptimo ni particularmente luminoso en este momento.

Aquí hay algunas formas de hacer que el trabajo desde casa sea menos miserable, según los expertos.

trabajo desde casa

Atención a la postura

Karen Loesing, especialista certificada en evaluación de ergonomía, ayuda a las personas a diseñar sus espacios de trabajo para obtener la máxima comodidad y productividad. Ella puede decirle qué comprar y cómo configurarlo.

Pero ahora mismo puede que no quieras, o no puedas, comprar cosas nuevas. Según Loesing, gran parte del equipamiento estándar del mercado deja mucho que desear de todas formas.

«El escritorio promedio durante años ha estado en alrededor de 74 centímetros, y eso no le queda bien a casi nadie en una postura correcta», dijo (la mayoría de la gente termina con el escritorio demasiado alto).

En donde sea que te sientes, hay algunos principios básicos a tener en cuenta, explica Loesing. Las manos deben estar sobre el teclado, con los antebrazos planos y los codos doblados en ángulo recto.

La espalda debe estar apoyada («si no está sentado en el respaldo de la silla para apoyarse, es como si estuviera sosteniendo un peso todo el día», dijo) y ligeramente reclinada, a unos 15 grados de la posición recta. Los pies deben descansar en el suelo, con las rodillas dobladas lo más cerca posible de los 90 grados.

trabajo oficina en casa

Esto puede ser más difícil si uno se sienta en una banqueta de madera en la mesa de la cocina, así que hagan lo que puedan con almohadas, cajas, contenedores de plástico o libros. «No te sientes en una bola de estabilización», dijo Loesing. «Eso es para el gimnasio».

Luego está tu pantalla. «Toda tu postura va a estar relacionada con el lugar donde está tu monitor», dijo Loesing. Si tu monitor está demasiado bajo, te desplomarás hacia adelante y, tarde o temprano, sentirás dolor. «Si miran hacia adelante, la mirada debería estar unos diez centímetros por debajo de la parte superior de la pantalla», dijo.

Para lograr esta configuración, coloque su laptop sobre una pila de libros y conecte un teclado, que debe estar sobre su superficie de trabajo (los teclados externos siguen siendo ampliamente disponibles y a buen precio si tienen que pedir uno).

Si su trabajo implica papeles, tenga en cuenta que los soportes están diseñados para ser colocados entre el teclado y la pantalla.

Puede utilizar un portapapeles o un libro delgado apoyado en la parte inferior de un monitor externo para lograr esto (si dispone de otra pantalla –como por ejemplo un televisor, ya sea a través de wifi, con una función como Apple AirPlay, o a través de un cable– pueden convertir la pantalla de la notebook en un apoya papeles).

Loesing dijo que muchos de sus clientes están entusiasmados con usar escritorios de pie. «Han leído todas las noticias que dicen que estar sentado es como fumar», dijo. «Están entusiasmados. Es una novedad».

Háganlo si quieren –apliquen el mismo criterio para el monitor y los brazos se aplican, aunque deben tener cuidado al apilar las cajas para que la notebook esté entre 1,50 y 1,80 metros del suelo– pero no esperen estar de pie todo el día.

Tal vez el 20% o 30% del tiempo, dijo Loesing. Intente no bloquear sus rodillas. Tiren un libro al suelo para levantar un pie a la vez –esto puede ayudar a evitar la incomodidad y mantenerte consciente de tu postura. 

trabajo en casa

Establecer límites

Las oficinas reales se diseñan de acuerdo con todo tipo de teorías y principios: valores correctos de densidad, planes de iluminación y acústica, flujo. La oficina de emergencia en casa, en cambio, fue diseñada probablemente para algo más: comer, dormir o almacenar.

George Evageliou, presidente de Urban Homecraft, una compañía de muebles personalizados, sugiere tomarse un momento para visualizar la oficina que se desea, incluso si está fuera de alcance.

«Busquen su ideal, entendiendo que no lo van a conseguir», dijo Evageliou, que actualmente está encerrado en un mono ambiente de poco más de 23 metros cuadrados. «Lo que consigan será mejor para él.»

Este ejercicio, en el momento, puede parecer extremo. Lo ideal puede ser una oficina con una puerta, un espacio para trabajar, con una línea más clara entre las tensiones del hogar y las tensiones relacionadas con el trabajo. Pero lo posible tal vez sea una mesa en una cocina o sala de estar, despejada, donde no puede pasar nada más que el trabajo.

Si el espacio es el problema, está bien. «Intenten crear delineaciones dentro de una habitación».

trabajo en casa

Un espacio de trabajo despejado de cualquier tipo –unos pocos metros cuadrados rodeados por una valla invisible– puede ayudar a mantener los límites mentales, también.

Saber que uno no está rediseñando su casa, o que está haciendo esto para siempre, puede reformular perspectivas poco atractivas como concesiones razonables a la necesidad de privacidad, espacio y separación emocional.

«Un armario es un lugar ideal para un escritorio», dijo Evageliou. Sí, es un armario. Pero también es «un gran lugar para eliminar las distracciones y la concentración».

Tener un espacio verdaderamente separado en el que trabajar, no importa cuán chico sea, puede valer la pena de otras maneras. «Es mucho más agradable volver a la mesa, o sentarse en el sofá y ver la televisión», dijo Evageliou.

Lea también: Estos son los empleos con más futuro que puedes ejercer desde casa

Tal vez la mayor parte de la casa se ha convertido en una zona caótica y sin fronteras entre el trabajo/el cuidado de los niños/el almacenamiento de la comida/la preparación de alimentos. Un pequeño espacio donde se puede pensar y lidiar con el mundo exterior ayuda.

Así como su inverso: escojan un espacio verdaderamente libre de trabajo, aunque sea la cama, y manténganlo sagrado.

Fuente: MSN Noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.