En Venezuela funcionarios del Sundde, representantes de los CLAP e incluso colectivos asumen el control de panaderías

La amenaza del Gobierno de Nicolás Maduro en contra de los propietarios de panaderías en Venezuela hecha la semana pasada se hizo realidad, ya se aplicó,  y es que desde el pasado viernes ya van tres panaderías ubicadas en Caracas que fueron tomadas por el gobierno, toma calificada como “ocupación temporal”, las mismas fueron entregadas a los Comités Locales de Abastecimiento y Distribución (CLAP) para su administración.

Medios nacionales reseñaron en su portales de información que una de las tres panaderías tomadas es Mansion’s Bakery, lo cual  causó indignación y conflictos entre los ciudadanos. Este viernes las personas que acostumbraban hacer las colas para comprar pan manifestaron su descontento, pues el comercio ubicado en la avenida Baralt está ocupado desde hace tres días por funcionarios de la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos (Sundde), integrantes de los  (CLAP) e incluso colectivos, según denuncias de los trabajadores y de la comunidad.

“Llegaron unos colectivos armados al sitio y amenazaron a quienes se encontraban frente al local»

José Matías, uno de los residentes de la zona, aseguró que  llegaron unos colectivos armados al sitio y amenazaron a quienes se encontraban frente al local, que ahora se llama «Minka» y muestra una nueva fachada. A juicio del ciudadano, tras la “ocupación temporal” se agravará la escasez de pan.

“No hay pan porque se está haciendo aseo”, dijo una persona de la junta interventora frente al negocio. Sin embargo, minutos después extrajeron varios sacos con canillas, los subieron a un vehículo particular y se los llevaron, lo que avivó el disgusto de los ciudadanos.

“Ellos lo que están haciendo es comiéndose toda la mercancía. Se llevan los panes en camiones”, denunció Ramona Morillo, empleada del sitio.

Las puertas del negocio permanecieron cerradas este viernes, ni siquiera a los empleados se les permitió ingresar. Una de las trabajadoras, que teme perder el empleo porque está embarazada, detalló que los funcionarios de la Sundde fiscalizaron el martes y el miércoles y que luego  llegó la junta interventora.

Narró que cuando intentó ingresar el miércoles en la tarde, un colectivo la amenazó con llevarla detenida. Agregó que el dueño del local no se ha comunicado con los trabajadores desde el lunes, se desconoce su paradero.

“Los dueños del negocio trabajaron durante años para mantener la panadería”

Emilio Dos Santos, empleado desde hace 25 años en el lugar, declaró que los dueños del negocio trabajaron durante años para mantener la panadería, por lo que le parece injusta la ocupación por parte del gobierno. Durante su declaración fue increpado por otra persona, quien lo amenazó con poseer un arma de fuego y con «enviarle» los colectivos.

“El proceso de fiscalización fue fatal, a nosotros nos cayó mal porque es nuestra fuente de trabajo. Esa no es la solución para abastecer, aquí se vendían 18 sacos de pan diario, desde las 8:00 am”, sostuvo Andri Armado, ayudante de pastelero.

Acotó que los precios estaban regulados, cumplían los requisitos sanitarios y fumigaban para mantener la higiene en el lugar.

Vocero del CLAP: “En la panadería había acaparamiento, especulación e insalubridad producto de una «guerra económica»

Ramira Dávila, miembro del CLAP Arturo Michelena y del equipo interventor, no tiene la misma opinión. Dijo que en la panadería había acaparamiento, especulación e insalubridad producto de una «guerra económica».

“Aquí vendían un cachito en 3.800 bolívares, ayer se vendieron en 1.500 bolívares con las mismas condiciones (…) Abrimos de acuerdo con la provisión que tenemos; será única y exclusivamente distribuido a través de los CLAP”, agregó Dávila.

Panadería Pan House, en la avenida Solano también fue tomada por el Gobierno

“Aquí nadie me hace cola, eso está prohibido. Se sientan todos y esperan que salga el pan”, les decía ayer Daylimar Rodríguez, fiscal de la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos a la gente que esperaba afuera de la panadería Pan House, en la avenida Solano, Caracas, segundo negocio que también fue tomado por el gobierno.

Desde esta semana Rodríguez es la encargada de fiscalizar el inventario de la panadería, de verificar cómo avanza la preparación de los panes y de decidir a cuáles clientes se les venden y a cuáles no. Cada cierto tiempo entra al área de los panaderos, que tienen la orden de sacar canillas y pan francés constantemente. Luego vuelve al área de atención.

Control en las ventas

Aseguró Daylimar Rodríguez “Ahorita estoy sacando pan cada media hora, saco canillas y pan francés y los vendo a precios regulados. Para evitar que haya bachaqueo no les vendo a los menores de 16 años y no dejo que una misma persona se lleve pan varias veces. Estoy aquí desde las 7:00 de la mañana y sé quién ha comprado y quién no”, aseguró la mujer.

Rodríguez es uno de los 3.900 funcionarios que desde el martes desplegó el gobierno para inspeccionar las 709 panaderías que hay en Caracas. Además de los trabajadores de la Sundde, hay guardias nacionales y polinacionales, y de la milicia que buscan erradicar la llamada guerra del pan como parte del Plan 700.

“Ayer nos trajeron 12 sacos, que solo nos dura un día. No sabemos cuándo nos volverán a traer”

Gilberto de Abreu, encargado de la panadería, indicó que para poder sacar pan tan seguido los panaderos han tenido que trabajar doble turno, pero insiste en que el problema es que no tiene mucha harina de trigo. “Ayer nos trajeron 12 sacos, que solo nos dura un día. No sabemos cuándo nos volverán a traer”.

Aunque una de las principales misiones de los fiscales es evitar que se formen colas, no lo han logrado en su totalidad. Personas que llegan a los establecimientos automáticamente hacen fila para tener orden.

“No queremos hacer cola, pero si no la hacemos no sabemos quién llegó primero y entonces cuando sacan el pan todo se vuelve un desastre”, dijo Rosa Mirabal, una de las clientas de una panadería en El Bosque.

Panadería Los Robles, en Catia, la tercera a manos del gobierno 

La panadería Los Robles, en Catia, también ocupada por el gobierno, estaba cerrada ayer. Vecinos recogieron firmas para exigir que el negocio vuelva a sus dueños, pero se desconoce la efectividad de la iniciativa. Las personas que se encontraban alrededor del negocio seguían con la duda de cuándo volverán a comprar pan allí.

¿Usted aprueba o rechaza la “toma temporal” de las panaderías por parte del Gobierno nacional?: Su opinión importa.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.