El hombre, tras asesinar a su pareja, entregó a la hija de ambos a su hermana y fue ésta quien descubrió el cadáver acuchillado de la joven mujer.

Sasha, la cuñada de la venezolana Mayerling Mariana Blanco Bravo, de 25 años, llegó al edificio del barrio de Flores, en Buenos Aires y se topó con su hermano. Llevaba con él a su hijo de 3 años y le dijo que se iba porque había discutido con su pareja. Le dejó el nene y siguió su camino. La mujer fue hasta el apartamento para ver a su cuñada, pero no la encontró. Su sobrino le diría dónde estaba: “Su padre la había acuchillado”.

Lea también: Nuevo enfrentamiento entre bandas angustia a vecinos de la Cota 905

Así relata el diario argentino Clarín según los reportes policiales a los que tuvo acceso sobre este espeluznante caso en el que el niño se constituyó en agente clave. La cuñada volvió a entrar al apartamento y halló el cuerpo de la mujer que yacía entre dos camas, cubierto con sábanas.

“La amenazaba que la mataría si lo dejaba. Ella no nos decía si él le pegaba, pero sí que la amenazaba”, contó Manuel Bravo, el hermano de la.

Mayerling, quien trabajaba como esteticista, terminó asesinada el domingo, alrededor de las 6:00 de la tarde, en el apartamento 8 –en la planta baja de un edificio- que compartía con su compatriota, el barbero José Antonio Rangel Moyeton, de 28 años, hoy prófugo de la Justicia.

El testigo directo

​Lo cierto es que, este domingo, Sasha, la hermana de José Antonio, encontró el cadáver ensangrentado de Mayerling luego de que su sobrino le dijera lo que había pasado: el niño fue testigo directo del crimen de su madre.

Ante esto, Sasha denunció ante la Comisaría vecinal 7C de la Policía de la Ciudad lo sucedido. En el lugar había mucho desorden y manchas de sangre. Junto al cadáver, un cuchillo de carnicero.

Lea también: Asesinan a dos funcionarios del CICPC en el estado Zulia

Las cámaras de seguridad lograron captar el momento en que el Rangel Moyeton dejaba el edificio de Flores, tal como lo contó su hermana.

El caso está bajo la investigación del Juzgado en lo Criminal y Correccional N°35, mientras que la Brigada de la Comuna 7 de la Policía de la Ciudad intenta dar con el sospechoso.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.