El PSUV intenta a través de la manipulación y el ventajismo, cambiar la decisión de los ciudadanos con eso que ellos ahora llaman ¿Amemos al Táchira?

Arturo Molina

Arturo Molina @jarturomolina1

La contienda política electoral en el Estado Táchira tiene a los rivales de la actual gobernadora y candidata a la reelección con apoyo de 23 organizaciones partidistas Laidy Gómez, caminando de espaldas a la realidad. Unos se esconden detrás de tarjetas (otorgadas por el régimen para dividir, y llamar a los defensores del voto alacranes) ocultando su ausencia de liderazgo. Otros hacen campaña con eslogan publicitario “Amemos al Táchira” tratando de engañar a los ciudadanos, cuando en realidad se trata de una tarjeta con fines político electorales.

Lea también: Vivir entre las redes por Juan Guerrero

Tal vez ocurre esa desventura, porque su partido político PSUV tiene rechazo altísimo, y además es doblado por su actual candidato a la gobernación. Pero mientras unos derrochan y se abrazan a escondidas, trazando estrategias que les permita coronar su despropósito en contra de los tachirenses, la actual gobernadora no se amilana, y con su equipo de trabajo salen a cumplir compromiso social con las comunidades y familias, reivindicando el sistema de libertades y la política, como el instrumento para canalizar las diferencias a través del voto.

Táchira

Los “dirigentes” convocantes a la abstención (no los ciudadanos que han sido engañados) han sentido nervios al verse desplazados por factores políticos que llaman al cambio de sistema político por la vía electoral, e intentan sacar de gobernaciones y alcaldías a gobernantes que se convierten en piedras en sus zapatos. Se niegan a participar en elecciones primarias y seleccionar un solo candidato de oposición al oprobio. Las calamidades que viven las personas en sus comunidades no les genera ruido. De llegar el sistema colectivista a fortalecer definitivamente su propuesta de estado comunal, les van a quitar ese logro (si es que así se le puede llamar), y entonces comprenderán el lodo por el que se dejaron arrastrar.

Táchira

Lea también: Publicidad y propaganda política por Noel Álvarez

Las calles que pintan hoy los señores del régimen, son las mismas que afearon ellos ayer. Son los mismos que quitan el suministro eléctrico a las comunidades y culpan a las higuanas o a pendejos que deambulan por la ciudad. Los mismos que revenden el gas doméstico en moneda extranjera. Los que niegan el agua e internet. Los que apoyan el surgimiento de las trochas en la frontera, y cierran el paso humanitario a estudiantes y enfermos, provocando accidentes y muertes de ciudadanos. El PSUV intenta a través de la manipulación y el ventajismo, cambiar la decisión de los ciudadanos con eso que ellos ahora llaman ¿Amemos al Táchira?

Arturo Molina

@jarturomolina1

www.jarturomolina.blogspot.com

jarturomolina@gmail.com

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.