Rozo manifestó preocupación puesto que “hoy vemos que las autoridades colombianas, para retener el ingreso de los caminantes venezolanos, anunciaron poner el ejército y la policía en las llamadas trochas, estas medidas no van a detener de verdad el éxodo, el efecto sería un represamiento humano en San Antonio y Ureña, impactando aún más las poblaciones fronterizas venezolanas, ya debilitadas”.

José Rozo

“Preocupa en la frontera tachirense, San Antonio y Ureña, las medidas por parte de Colombia, que no permitan el ingreso de inmigrantes venezolanos venidos del interior del país, huyendo, como ellos mismos lo dicen, del hambre y la inseguridad”.

Lea también: “Grupos guerrilleros y paramilitares avanzan en la ocupación de territorio venezolano”

La aseveración la hizo José Rozo , expresidente de la Cámara de comercio de San Antonio del Táchira y de Fedecámaras Táchira, quien además indicó que por la frontera están saliendo, por las llamadas trochas, un promedio de 600 personas diarias.

Asimismo recordó que meses atrás, “le planteamos al presidente Iván Duque, permitir el paso peatonal humanitario por el puente internacional Simón Bolívar, con controles de bioseguridad, al menos por 6 horas diarias, para que la gente pueda ir a comprar lo que no hay aquí, y tener un mínimo de control sanitario y social”.

migrantes trochas frontera

El dirigente empresarial y social alertó que de no tomarse las medidas necesarias, se vendría una desbandada de venezolanos, por los pasos ilegales o llamadas trochas.

Esto ya se está viendo-dijo- por un lado los que huyen de las políticas ruinosas del régimen de Caracas, y, por otro, los que van de compras personales, y los pequeños comerciantes del interior del Táchira.

frontera

Muralla militar

Rozo manifestó preocupación puesto que “hoy vemos que las autoridades colombianas, para retener el ingreso de los caminantes venezolanos, anunciaron poner el ejército y la policía en las llamadas trochas, estas medidas no van a detener de verdad el éxodo, el efecto sería un represamiento humano en San Antonio y Ureña, impactando aún más las poblaciones fronterizas venezolanas, ya debilitadas”.

Aseveró que estos municipios fronterizos fueron convertidos “por el régimen de Caracas,  prácticamente en un campo de concentración, pues, están sometidos a un toque de queda de 4 de la tarde a 10 de la mañana, todos los días”.

Hay escasez de agua potable -explicó- los cortes de luz son hasta de 8 horas diarias, precarios servicios médicos y sanitarios, no se puede salir del municipio, ni siquiera ir a Ureña, tampoco hay combustibles, ni gas doméstico, el servicio telefónico es deficiente,  y no hay fuentes de empleo.

En este sentido aseveró que “las políticas ruinosas del régimen acabaron con más de 5 mil  establecimientos de comercio y de servicios, y más de 2 mil pequeñas industrias manufactureras, fuentes de empleos dignos y de riqueza social”.

Así mismo afirmó que por sí fuera poco, la frontera es una de las zonas del Táchira, impactada con pérdidas humanas, por casos de Coronavirus.

frontera

Crisis humanitaria

Rozo reiteró que cerrar o restringir el paso por las trochas, podría generar una terrible crisis humanitaria en San Antonio del Táchira y Ureña.

Dijo que lo más sensato, es abrir el paso peatonal Humanitario con medidas sanitarias correspondientes, lo que disminuiría los riesgos sanitarios.

Lea también: Colombia no abrirá la frontera este #01Nov

Explicó que con estas medidas se reduce el financiamiento a los grupos armados delincuenciales que controlan las trochas, y reducen los riesgos de corrupción de funcionarios civiles y uniformados por aquello del uso discrecional del paso por la frontera.

Con el paso peatonal Humanitario por el puente, sale ganando la decencia, y la legalidad, puntualizó.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.