Así el agua encontrará techo, y los que llaman a la guerra o a la nada, se mojarán completos, porque el camino de la soledad les acompañará en su perorata, hasta quedar desnudos en la calle, sin abrigo y respeto, alumbrados en su andar por la derrota y la complicidad del silencio, llegándoles la noche sin que les brinden posada, tendrán que dormir con la carga que ofrece la intemperie y el desprecio.

Arturo Molina opinión

Arturo Molina @jarturoms1

El tiempo pasa y con ello vienen lluvias y sequías. Momentos de agrado y desagrado. Cada quien va surfeando la ola. Unos la capotean, revisan su significado y aprenden con dignidad a construir el puente para pasar el vendaval del arroyo inundado. Otros se paralizan, entran en pánico, culpando a los demás de sus desdichas, y llenándose de ira se deja arropar por el delirio. No duermen porque a cada momento se le aparecen sombras. Llaman pecadores a quienes señalan camino largo y seguro, prefiriendo ellos los atajos con resultados frustrantes, y en cada movimiento el viento les delata lo postizo. Les resuena el eco del arrepiéntete, pero su ego les anula la visión y la conciencia.

Lea también: La hora del lechero por Noel Álvarez

Al guerrero del teclado, la tregua le es indiferente. Sueña con la ofensiva sangrienta que registra la historia en campo de batalla. Endiosa a lanceros imaginarios que terminan dándole la espalda. Esos que levantan la mano empuñando la espada, y gritan desenfrenados ante las cámaras y micrófonos, muerte al tirano, solo para ganar adeptos, y proseguir con el engaño y el manipuleo. Necesitan mantener el aceite hirviendo en el caldero, porque si lo dejan enfriar, se les termina el discurso y salen corriendo. Las elecciones les asustan, optan por la imposición del dedo, y gobernar a su antojo, sin controles, con la corrupción a granel y la impunidad como justicia de sus desviaciones y complejos.

venezolanos Trinidad mar

El régimen de Nicolás Maduro y sus secuaces en actitud inescrupulosa, guardaron silencio ante el atropello y cobardía del gobierno de Trinidad y Tobago, al lanzar estos al mar a inocentes niños, sin importarles sus vidas, tal vez con la idea de desaparecer sus cuerpos, y no tener que rendir cuentas a la justicia del hombre, olvidando que desde arriba nos están viendo. El exabrupto trinitario los hace ver como gobernantes rastreros que buscan congraciarse con el oficialismo venezolano para que le sigan girando la limosna de lo poco que queda. La diáspora no se detiene en la tierra del petróleo, porque el hambre y la miseria crecen. Lo que ayer fue hermoso, hoy se ve en ruinas, y el territorio vuelve a ser colonia, ahora de factores extranjeros que viven de la infelicidad de los pueblos y pisotean su soberanía.

venezolanos Trinidad mar

Lea también: Lanzados a la mar por Juan Guerrero

Gloriosos los hombres y mujeres que luchan en procura de rescatar la soberanía popular, porque al final se impondrá el estado de derecho, pero el arma fecunda será el voto y no el mortero. Así el agua encontrará techo, y los que llaman a la guerra o a la nada, se mojarán completos, porque el camino de la soledad les acompañará en su perorata, hasta quedar desnudos en la calle, sin abrigo y respeto, alumbrados en su andar por la derrota y la complicidad del silencio, llegándoles la noche sin que les brinden posada, tendrán que dormir con la carga que ofrece la intemperie y el desprecio.

Arturo Molina

@jarturoms1

www.jarturomolina.blogspot.com

jarturomolina@gmail.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.