La palabra bisiesto, que proviene del latín, significa “el sexto día antes del mes de marzo”, que correspondía a un día extra intercalado entre el 23 y 24 de febrero, impuesto así por el emperador Julio César, esto es porque actualmente en la mayoría de los países se utiliza el calendario Gregoriano.

Foto Archivo

29 de febrero, una fecha que llama la atención, pues solo ocurre cada cuatro años. Los calendarios con un día extra se deben a un desajuste que existe entre el tiempo que tarda la Tierra en dar una vuelta alrededor del Sol, que definiría la duración del año trópico, y la extensión del año definida por el calendario. El primero dura 365,242189 días (365 días, 5 horas, y casi 49 minutos) y el segundo quedó fijado en 365 días.

Lea también: El Maestro Simón Rodríguez falleció hace 166 años

Dado que es necesario que un año esté compuesto por un número entero de días -sería complicado que un mes durara 30,24 días, por ejemplo- el tiempo sobrante obliga a reajustar el calendario y añadir una jornada más cada cuatro años. Estos serían los bisiestos. Por ello, el calendario es algo tan cotidiano que apenas le prestamos atención, pero su creación supuso milenios de evolución y perfeccionamiento

Foto Archivo

La historia del día extra del año bisiesto comienza en el año 49 a.C., cuando el dirigente Julio César llegó a Egipto y encontró un excelente calendario en las tierras de la faraona egipcia Cleopatra, mientras el romano estaba lleno de desfases. Fue entonces cuando delegó a Sosígenes de Alejandría, astrónomo, matemático y filósofo, la tarea de diseñar el conocido como calendario juliano. Éste poseía una duración de 365 días y un día adicional inicialmente cada cuatro años, para compensar un desfase natural producido por la revolución no sincrónica de la Tierra en torno al Sol.

En 1582 el calendario gregoriano sustituyó al juliano y ajustó el desfase que existía, añadiendo excepciones a los años bisiestos. Los años actualmente tienen 365 días, 5 horas, 49 minutos y 12 segundos. Y para equilibrarlo con el año cronológico, cada cuatro años el año pasa de tener 365 a 366 días.

Esta compensación de los desfases que tenía acumulados el calendario romano causó que el año 46 a.c se convirtiera en el más largo de la historia, con 455 días para iniciar nuevamente desde cero. Se le llamó “año juliano” o el “año de la confusión”.

Foto Archivo

La diversidad de culturas ha venido asociando a los años festivos con diferentes ideas sobre la relación del año bisiesto con la buena y mala suerte. “Año bisiesto, año siniestro”. En Grecia, se considera que llegado el año bisiesto, serán 366 días de mala suerte. Es de recordar que tragedias como el hundimiento del Titanic o el inicio de la Segunda Guerra Mundial, fueron en año bisiesto; mientras que el descubrimiento de la penicilina se consideró un beneficio.

En la cultura Irlandesa en el que el año bisiesto lo consideran símbolo de buena suerte y auguran una buena vida a aquellos bebés que nacen un 29 de febrero. Aproximadamente 5 millones de personas cumplen años el 29 de febrero, cuando esto pasa, hacen a la gente elegir entre el 28 de febrero o el 1 de marzo como su cumpleaños.

Lea también: Día de San Valentín…Día del Amor y la Amistad

En Reino Unido, los años bisiestos son conocidos como los únicos años en los que las mujeres pueden proponer matrimonio a los hombres. También de carácter sobrenatural, el 29 de febrero de 1692 se emitieron las primeras órdenes en los juicios por brujería de Salem en Massachusetts.

FOTOS:

Milenio

Vanguardia

Milenio

Mediotiempo

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.