El Obispo profundizó en su reflexión sobre la Cruz, que es el árbol de la vida: “al conmemorar al Santo Cristo de La Grita, los textos bíblicos ya reseñados nos permiten dar una luz clara sobre lo que celebramos. Podemos deducir claramente cómo el nuevo árbol de la Vida es la Cruz, desde donde brota nuestra salvación» 

Obispo Santo Cristo de La Grita

“Hoy, por las circunstancias que atravesamos a causa de la pandemia del COVID-19, nos ha sido impedido caminar con nuestros pies y llegar hasta la ciudad santuario”, expresó el Obispo de la Diócesis de San Cristóbal, monseñor Mario Moronta, al comienzo de la Misa en honor al Santo Cristo de La Grita este 6 de agosto en la Catedral de San Cristóbal.

Lea también: Sigue activo plan de protección en mercados municipales

El Prelado consagró al Táchira y a los Andes venezolanos al Santo Cristo elevando una súplica de bendición para la región y los devotos de Cristo Milagroso.

Esta ceremonia que cada año es multitudinaria, en esta oportunidad se efectuó a puerta cerrada, sólo con la participación de un reducido número de sacerdotes. Y con la imagen de la réplica del Santo Cristo de La Grita en el altar central. Los fieles participaron devotamente a través de las redes sociales, la radio y la televisión.

“¡Qué bonito es poder saber que cada uno de nosotros es reflejo del Señor de La Grita! ¡Qué emoción nos da el hecho de ser nosotros eco de la exclamación litúrgica: ¡Este es el árbol de la Cruz donde estuvo clavada la salvación del mundo! Hoy le podemos decir al mundo entero que celebramos al árbol de la vida, sembrado en estas tierras andinas y que se alza como el faro luminoso que guía nuestras sendas y da sombra de amor a nuestras. Existencias”, exclamó el Obispo en la homilía.

El Obispo profundizó en su reflexión sobre la Cruz, que es el árbol de la vida: “al conmemorar al Santo Cristo de La Grita, los textos bíblicos ya reseñados nos permiten dar una luz clara sobre lo que celebramos. Podemos deducir claramente cómo el nuevo árbol de la Vida es la Cruz, desde donde brota nuestra salvación.”

Obispo Santo Cristo de La Grita

Indicó monseñor Moronta que “quien está allí en ese árbol se da a conocer a todos sin distinción y nos ha unido a Él, como la vid con sus sarmientos. Por ese hecho maravilloso no sólo sentimos la fuerza penetrante de su gracia, cual savia que nos alimenta, sino también la capacidad de dar fruto que permanece”.

Por las situaciones vividas por la pandemia, el Obispo indicó se “ha puesto al descubierto nuestras limitaciones, pequeñeces y deficiencias. Pero, también ha sido un tiempo para reconocer la presencia del Señor en medio de nosotros. Han sido meses duros y quizás falta más tiempo para superar esta emergencia sanitaria”.

El Obispo al final de la ceremonia realizó la plegaria de la Consagración al Santo Cristo, señaló que “Es la decisión de seguir su misión, de continuar la siembra del nuevo bosque de vida en medio de nuestra región y desde aquí para todo el mundo”.

Antes de la bendición final, el Obispo pidió al señor Nicolás Maduro que destine los recursos necesarios para los médicos y todo el personal de salud cuente con los implementos y medicamentos necesarios para combatir al COVID-19. Así mismo, solicitó un gesto de buena voluntad liberando a los presos que por motivos políticos están detenidos injustamente.

Lea también: Mercados municipales trabajarán bajo modalidad de número de cédula

Finalmente, el Obispo del Táchira, anunció que a partir del 8 de agosto se iniciará la “Peregrinación virtual con la Virgen de la Consolación”, que por las mismas razones de la cuarentena no se será celebrada de manera pública.

Prensa DiócesisSC

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.