Necesario y urgente es solicitar, a quienes dirigieron y no acertaron, abrir paso a otros, y refrescar la canalización asertiva de los anhelos sociales, con propuestas y transparencia de las acciones a acometer. Los venezolanos están apuntando a ello y llaman a derrotar la desesperanza. 

Arturo Molina opinión

Arturo Molina @jarturoms1

Lo que acontece en el seno de las oposiciones al régimen de los revolucionarios siglo XXI, desbarajustan en profundidad el irregular andamiaje político que reinaba con la polarización, favoreciendo con ello por  dos (2) décadas al oficialismo, y develan la ausencia de estrategia para alcanzar el cambio del sistema colectivista, impuesto a la fuerza por los aliados del actual gobierno nacional.

Lea también: Políticos comprados por Noel Álvarez

En la distancia se ve una pequeña luz al fondo del túnel, con distanciamiento de liderazgos locales y regionales de los llamados radicales. Conjugan en el contexto de la realidad objetiva y subjetiva, la alternativa de la participación, en función de afrontar y corregir los entuertos, dejados en el camino, por la soberbia de las decisiones cupulares, que araron en el desierto con la bandera de la inmediatez, y la confrontación estéril.

La estrategia de dividir al adversario político, se ha tornado necesaria en quienes ven desvanecer su capital político (si es que realmente lo tuvieron alguna vez, de uno y otro lado), y pululan en las redes sociales con cualquier locura, tratando de no ser borrados del escenario. Ya no es contra el régimen que ofrecen sus combos deformados, ahora van por quienes buscan afianzar las esperanzas de los ciudadanos: salir de la barbarie.

Venezuela desesperanza

Las posturas radicales de la ultra derecha y ultra izquierda, que se habían apoderado del escenario político nacional, ahora tienen que debatir con sectores políticos moderados, que afianzan su estrategia en la participación ciudadana como alternativa en la restitución del sistema de libertades, enfocados en el ser humano y con sentido ético y moral, bajo el auspicio de la democracia. La tarea no es fácil, pero la conciencia ciudadana se va a imponer a la mezquindad e irresponsabilidad de los promotores de la mentira y la manipulación, y así truncar que siga imperando el desespero y la irracionalidad.

El oficialismo sigue jugando a resquebrajar la resistencia mental de los ciudadanos, con ataques desmesurados a factores de oposición, en función de confundir, distraer y alejar de las urnas electorales, a los adversarios políticos. Saben que si las personas se acercan a sufragar mayoritariamente, están perdidos. Nunca con sistema de gobierno de naturaleza impositiva como el actual, se van a lograr condiciones rimbombantes por parte de la disidencia, pero en el escenario que ponga la arbitrariedad, los demócratas organizados, movilizados, y preparados para la defensa de la voluntad expresada por los electores, en las urnas electorales, serán imbatibles, dejando al régimen desnudos, interna y externamente una vez más.

Venezuela desesperanza

Lea también: El país ausente por Juan Guerrero

El derecho a plantear alternativas distintas a las promovidas desde hace veintiún años (21), sin resultados favorables para resarcir el sistema de libertades, debe ser revisado desde la diversidad, e innovar el enfoque estratégico, canalizar el descontento y aupar el consenso. Necesario y urgente es solicitar, a quienes dirigieron y no acertaron, abrir paso a otros, y refrescar la canalización asertiva de los anhelos sociales, con propuestas y transparencia de las acciones a acometer. Los venezolanos están apuntando a ello y llaman a derrotar la desesperanza.

Arturo Molina          

@jarturoms1

www.jarturomolina.blogspot.com

jarturomolina@gmail.com

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.