Ahora la MLB se encuentra lista para tener la mayor precaución ante el Covid-19, y acatar las normas establecidas sobre la prohibición a escupir  que pone fin también a la práctica de masticar semillas de girasol en la cueva. Y ni pensar en la posibilidad de mascar tabaco.

Foto Archivo

El manager de los Nacionales de Washington, Dave Martínez, quería dar a sus jugadores un abrazo. Por lo menos, deseaba intercambiar con ellos alguna palmada o un choque de puños. Pero recordó que todas esas muestras de afecto están prohibidas. En el béisbol posterior a la pandemia, no se permite tampoco escupir.

Lea también: Conmebol iniciará en octubre las eliminatorias para el Mundial de Qatar 2022

“Lo primero que tú quieres hacer cuando ves que los chicos llegan después de no verlos por un tiempo es darles un gran abrazo, un choque de puños, una palmada”, dijo Martínez.

Foto Archivo

“Hoy tuve que abstenerme. Estuve a punto de escupir en mi mascarilla porque había bebido algo de agua. Son cosas a las que uno está acostumbrado”.

Esas y muchas otras cosas serán distintas dentro de dos semanas, cuando llegue la hora de jugar, sin público, una campaña abreviada a 60 juegos.

“Tienes que cambiar un poco tus costumbres y tratar de que se establezcan nuevas rutinas”, explicó Kris Bryant, toletero de los Cachorros de Chicago. “Pero no debemos quejarnos, porque todos queremos que esto funcione”.

Foto Archivo

Los peloteros se están adaptando a la nueva normalidad después de casi cuatro meses de inactividad, desde que se cerraron los campamentos de pretemporada por el padecimiento del covid-19.

Se ha pedido a todos que tengan en cuenta las reglas diseñadas para evitar una mayor propagación del nuevo coronavirus.

 “Pienso que lo más importante es la diferencia entre las supersticiones y los hábitos”, dijo Graham Betchart, quien se dedica a entrenar habilidades mentales y ha trabajado con deportistas de distintas disciplinas.

Betchart comentó que los jugadores capaces de adaptarse encontrarán más fácil la situación. Pero bajo las nuevas reglas, algunos escenarios que alguna vez parecieron impensables son ahora perfectamente posibles.

La prohibición a escupir pone fin también a la práctica de masticar semillas de girasol en la cueva. Y ni pensar en la posibilidad de mascar tabaco.

Tampoco habrá que esperar que los peloteros y coaches se sienten muy juntos. De hecho, los jugadores que estén inactivos podrían terminar en el graderío, guardando entre ellos una separación de al menos seis pies (1,8 metros).

De acuerdo con los Centros de Prevención y Control de Enfermedades (CDC), “en general, mientras más cerca una persona interactúe con otras y mientras más larga sea la interacción, habrá un mayor riesgo de propagación de covid-19”.

Así que cambiará la forma en que todos se comunican en el béisbol. Podría haber conferencias a distancia con el lanzador que esté en el montículo, en vista de que no habrá fanáticos cuyo ruido impida que los interlocutores escuchen.

“Pero no puedes pararte a cuatro pies (1,2 metros) de distancia y hablar con una voz normal, porque alguien del otro equipo va a oírte”, reclamó el cátcher de los Medias Blancas de Chicago, James McCann.

Lea también: Confirma Alianza Lima que el técnico chileno Mario Salas dio positivo al COVID-19

Y habría más efectos colaterales. Se alentará a los peloteros para que no lancen la pelota repetidas veces a otros compañeros en el cuadro cuando no haya una jugada. Los equipos han hecho eso desde siempre.

FOTOS:

Fox Deportes

Los Angeles Times

La Prensa

www.mlb.com

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.