En Venezuela los procesos electorales son los que definen quienes gobiernan, con alta o poca participación. Ya se entró en fase de inscripción en registro electoral. La abstención le sirve al régimen. Vacilar es mortal.

Arturo Molina opinión

Arturo Molina @jarturoms1

El debate en Venezuela en torno a si se participa o no en proceso electoral para seleccionar nuevos diputados a la Asamblea Nacional diciembre 2020, tiene puntos de vista candentes en los representantes de las oposiciones, y en ellos se está obviando realidades que pesan enormemente en la actualidad. Los llamados radicales pro abstención golpean sin freno a quienes motivan la participación. La profundidad de su postura radica en que dictadura no sale con votos, pero al revisar los escenarios electorales aparecen fundamentaciones distintas a esa que merecen ser atendidas, porque precisamente lo que se ha dinamitado es el voto, alargando su estadía en el poder al actual sistema de gobierno colectivista, solapado bajo el manto de los beneficios del sistema democrático.

Lea también: Tiempo de veda para la caza de periodistas por Noel Álvarez

Después del fracaso del llamado paro petrolero por parte de la oposición (dic2002-feb2003), había posibilidad de minar el apoyo popular al gobierno nacional. En octubre de 2004 se tenían pautadas elecciones regionales de gobernaciones y alcaldías. La estrategia de los sectores radicales prosiguió su curso de la anti política y la inmediatez para avasallar al sistema de partidos políticos e impusieron ante la opinión pública la aplicación del Referéndum Revocatorio (RR) al presidente militar Hugo Chávez. Fue tal la presión que se generó, que el propio gobierno intento evitarlo dado el bajo “apoyo popular” que estaba recibiendo de los ciudadanos, se jugaron su vida cuando lo aceptaron, pero lo hicieron con estrategia, aparecieron las misiones, llegaron a los que votan y ganaron. Eso sucedió el 15 de agosto 2004. Dos meses después el oficialismo barrió en las elecciones regionales y se afincaron en el poder. Se tiró por el precipicio posibilidad de ganar gobernaciones y Alcaldías, organizar a los ciudadanos de abajo hacia arriba, para ir luego al triunfo seguro de la Presidencia de la República. No bastando eso, llamaron a la abstención en las parlamentarias 2005. Eso tampoco se reconoce.

CNE vacilar es mortal

La pela parece no ha sido asumida y la enseñanza no llega. En el año 2016 engreídos por la extraordinaria votación obtenida en 2015, (producto de modificación perversa generada por el oficialismo en sistema electoral, de eliminar la representación proporcional de las minorías) se pisó nuevamente el mismo terreno, y aunque el RR fue negado, se entró en el abismo abstencionista, y reiteradamente se negó la posibilidad de ganar gobernaciones y alcaldías para allanar, subrayo, de abajo hacia arriba el triunfo en Presidencia de la República. El cantar fraude para llamar a la abstención ha sido la herramienta de quienes claudicaron, y buscan la confrontación permanente con el gobierno, para mantener ilusión de invasiones extranjeras que le permitan llegar al poder. Otra vez el mismo error.

Lea también: Pureza por Juan Guerrero

Al régimen hay que derrotarlo en su propio terreno, alcanzando condiciones mínimas para la participación. Los partidos deben entonces unir sus estructuras con la sociedad no partidista, y con mensaje y estrategia claras, asumir la batuta y organizar a los ciudadanos, y sobreponerse de un Consejo Nacional Electoral nombrado por un Tribunal Supremo de Justicia cuestionado, pero con presencia de la disidencia, y es el que va a coordinar el evento, sobre eso se avanza. En Venezuela los procesos electorales son los que definen quienes gobiernan, con alta o poca participación. Ya se entró en fase de inscripción en registro electoral. La abstención le sirve al régimen. Vacilar es mortal.

Arturo Molina          

@jarturoms1

www.jarturomolina,blogspot.com

jarturomolina@gmail.com

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.