Los miembros de una secta religiosa, denominada La nueva luz de Dios, acusados de torturar y matar a una mujer embarazada y seis niños en un exorcismo en Panamá.

Foto Archivo

La policía de Panamá encontró el pasado miércoles en una comunidad perdida en el noroeste de Panamá  una fosa común con los restos de una mujer embarazada y seis menores de edad -algunos entre 1 y 3 años- que fueron torturados y luego asesinados por los miembros de una secta religiosa.

Lea también: Aprehendido pastor cristiano por abuso sexual a una menor en Tijuana

«Es algo inédito, algo que nunca se ha visto en la historia de este país. Nunca hemos visto algo así y no es normal que se observe este tipo de culto, es algo insólito lo que ha pasado», le dice a BBC Mundo Alexis Muñoz, director encargado de la Policía Nacional de Panamá.

Otras 15 personas, algunas con signos de tortura, fueron liberadas y trasladadas a una ciudad cercana para recibir atención médica.

Foto Archivo

Las autoridades aprehendieron a diez personas (uno de ellos menor de edad) y nueve de ellos fueron sometidos este viernes a una audiencia en el que la fiscalía pidió juzgarlos por delitos que van desde homicidio y feminicidio hasta delitos sexuales y de privación de libertad.

Los acusados, según informó la prensa local, son señalados de pertenecer a una secta evangélica casi desconocida llamada La nueva luz de Dios, cuyo único rastro público era una página en Facebook que desapareció poco después de los sucesos del miércoles.

Foto Archivo

Comentó  Muñoz, que el primer reporte sobre lo que sucedía lo tuvieron el pasado domingo, cuando tres personas se presentaron en un hospital de la ciudad de Santiago de Veraguas (centro) con signos de quemaduras, golpes y otras marcas de violencia en sus cuerpo.

«Cuando se les pregunta por qué estaban así, es que cuentan lo que estaban pasando en su población y eso es lo que hace que el Ministerio Público y la Policía Nacional vayan a esa comunidad», dijo.

Fue entonces cuando las autoridades llegaron a El Terrón, una población remota de unos 300 habitantes de origen indígena en la comarca de Ngäbe-Buglé, en el noroeste de Panamá.

Foto Archivo

«Lo que se encuentran entonces es una población atemorizada que se aproximaron a pedir ayuda. Informan que hay fallecidos y le indican a la policía dónde habían sido enterrados. La policía se aproxima al cementerio, se corrobora que estaba la tierra removida y se encuentra la fosa con los cuerpos», acotó.

Más tarde, cuenta el oficial, las autoridades se dirigieron hacia un rancho donde tenía su sede el «culto» y donde estaban los presuntos responsables de las muertes.

«Cuando la policía llega al rancho encuentran que había un grupo de 10 personas rodeando a otras que estaban arrodilladas en el centro y los estaban sometiendo a un tipo de oraciones y ritual», afirma.

Foto Archivo

De acuerdo con Muñoz, se trata un grupo religioso con pocos miembros que estaban tratando de adoctrinar por la fuerza a los residentes de El Terrón.

«Los miembros del grupo son personas que tienen vínculos familiares. El mayor de todos era el pastor, que tiene 60 años, pero también había mujeres y un menor de edad», señala.

Lea también: Atienden a 17 niños y 9 adultos heridos por el combustible que derramó un avión sobre una escuela en Los Ángeles, EE.UU.

Según las investigaciones, el grupo comenzó a ejercer violencia en la aldea poco después de que uno de sus miembros regresara de un viaje en el que aseguraba que había tenido una «manifestación divina».

FOTOS:

La Opinión

Los Replicantes

Noticias Ultimas

La Opinión

Noticias SIN

El Comercio

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.