El «Médico de los Pobres», conocido también como “Siervo de Dios”, o el doctor José Gregorio Hernández, fue además científico, profesor, filántropo y de profunda vocación religiosa, uno de los venezolanos con mayor proyección espiritual. Quien, luego de haber sido nombrado Venerable, comienza un proceso de beatificación que se espera concluya pronto.

Foto Archivo

San Juan Pablo II, un 16 de enero de 1986 declaró Venerable al doctor José Gregorio Hernández, tras un decreto que dice: “Que consta de las virtudes teologales Fe, Esperanza y Caridad para con Dios y el prójimo, y de las virtudes cardinales Prudencia, Justicia, Templanza, Fortaleza y sus anexas, del Siervo de Dios José Gregorio Hernández en grado heroico, en el caso y para los efectos de que se trata”.

Lea también: Feliz Día Maestro

La historia cuenta que la vida del doctor José Gregorio Hernández es un evangelio viviente que demuestra que el apostolado no consiste sólo en lo que se pueda hacer dentro de un templo, sino en lo que se pueda hacer como Iglesia en salida. Así lo expresó la justificación de la Santa Sede al proclamar sus virtudes heroicas: José Gregorio Hernández Cisneros, gloria de los laicos católicos, hombre docto y médico experto, eminente profesor universitario, padre de los pobres, testigo excelente de Cristo entre los intelectuales y entre los sencillos y humildes.

Foto Archivo

Constatando su fama de santidad, la Iglesia católica en Venezuela inició en el año 1949 el proceso de beatificación y canonización, conducido por el arzobispo de Caracas, monseñor Lucas Guillermo Castillo, ante la Santa Sede.

En 1972, la Santa Sede lo declara “Siervo de Dios”. En 1975 sus restos fueron exhumados del Cementerio General del Sur y trasladados a la Iglesia Nuestra Señora de la Candelaria, en Caracas.

Esperando la beatificación

Mons. Tulio Ramírez, obispo auxiliar de Caracas, realizó una declaración oficial donde explicó que “el milagro no ha sido aprobado, ha sido aprobado el hecho de que no tiene explicación científica” esto ha sido producto de una valoración de siete médicos expertos, la mayoría directores de hospitales de Roma. Para el vicepostulador este hecho “nos llena de mucha esperanza”.

Foto Archivo

Explicó Mons. Tulio que el paso que corresponde ahora es la valoración de la comisión teológica que estudia “la causa y el efecto”, la causa de la invocación y el efecto ocurrido, el milagro. Esta comisión es convocada por la Congregación para la Causa de los Santos.

Lea también: Hoy advocación a la virgen la Divina Pastora de Barquisimeto

Son cuatro pasos importantes que se dan cuando existe un presunto milagro. El primero es el estudio del “milagro” por la comisión médica experta. Una vez aprobado lo inexplicable del hecho, corresponde hacer la valoración a la comisión teológica; y el tercer paso, es la verificación, la aprobación que hacen los cardenales y obispos que pertenecen a la Congregación para la Causa de los Santos. Y el último paso sería la proclamación de Beato, que corresponde anunciarla al Papa Francisco en este caso.

FOTOS:

Reporte Confidencial

elvictoriano

Picpanzee

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.