Hoy a 20 años de la tragedia que tiene anclado y en retroceso a la sociedad venezolana, el silbido es participar en los procesos electorales por venir. Esa es la vía para salir de la barbarie, opresión y sufrimiento implementado por el socialismo siglo XXI, y hay que gritarlo y debatirlo abiertamente ante los ciudadanos. Entramos en la Venezuela 2020.

Arturo Molina opinión

Arturo Molina  @jarturoms1

Con el 2019 se termina una década y con el 2020 inicia otra. Año tras año los ciudadanos venezolanos viven momentos de dificultad garantizada por las políticas de sufrimiento implementadas por los socialistas siglo XXI. La decadencia institucional y el servilismo es la apuesta de los revolucionarios para hacerse del poder eternamente. Son seres que se creen poseídos por el don del endiosamiento. Imitadores de personajes que en la literatura expandida por la pluma de esquiroles, han vendido grandezas para tapar la repugnancia que de ellos derivan sus acciones. Criados caprichosamente o maltratos por sus padres, asienten la necesidad de venganza e imponen el poder absoluto sobre los menos afortunados, susurrando a favor de estos, para hacerse de su apoyo e imponer sus atrocidades.

Lea también: La corrupción hace metástasis por Noel Álvarez

La cúpula de los revolucionarios siglo XXI pretenden calcar las crueldades del emperador Calígula, o de asesinos como Stalin. Sus visiones revolucionarias la llevan en mascaras, tal vez las mismas que utilizó Soso para cometer sus fechorías. Aprendieron el arte de la mentira, manipulación y el saqueo. Se formaron en el manejo de las armas, los atracos a bancos y el vivir a expensas de los demás para mantener y fortalecer la revolución. El ateísmo es parte de su grandeza, por ello atentan contra valores cristianos. El radicalismo es en esencia su manera de evitar la paz, y propugnaron la guerra y la muerte. Los trabajadores fueron utilizados para subvertir y generar destrozo, alboroto y confrontación entre ellos mismos. Los socialistas siglo XXI no tardaran en hablar de su don divino, y buscaran desesperadamente desplazar a Dios (Jesús de Nazaret), para implantar el suyo. Así lo entendió el emperador romano Calígula, y lo hizo suyo el dictador Soviético Stalin.

Los ciudadanos venezolanos esperan entendimiento entre líderes de las oposiciones. La tregua es necesaria para alcanzar el cambio de sistema político. Los errores han venido cerrando esa posibilidad, pero han sido provocados por todos, sin excepción. Por los que en el ayer no escucharon a las personas que reclamaban cambios; los que llamaron a la abstención para las parlamentarias 2005; por los que convocaron al paro petrolero y vendieron falsas expectativas para al final atornillar en el poder a quien se encontraba liquidado; para los que emplazaron a referéndum revocatorio presidencial teniendo a las puertas elecciones regionales y municipales que podían dar al traste con las intenciones absolutistas de los revolucionarios siglo XXI, y que al final convirtieron al tirano en gobernante único, porque hasta la oposición la desaparecieron con tamaña estupidez. La honestidad en el planteamiento no se puede evadir.

Venezuela

El poder envilece, transforma y perjudica a quienes no tienen formación cívica y moral. Las alianzas son necesarias en tiempos de dificultad. David Morales Bello expreso en el seno del antiguo Congreso Nacional “muerte a los golpistas” cuando los revolucionarios siglo XXI decidieron dar el golpe de estado al ex presidente Carlos Andrés Pérez. Rafael Caldera creyó lo contrario y uso el pódium del Congreso Nacional para expresar discurso que le permitió erigirse nuevamente como presidente de la República (creó el chiripero, allí participó incluso el partido comunista).

Lea también: Nicolás Maduro por Arturo Molina

Hoy a 20 años de la tragedia que tiene anclado y en retroceso a la sociedad venezolana, el silbido es participar en los procesos electorales por venir. Esa es la vía para salir de la barbarie, opresión y sufrimiento implementado por el socialismo siglo XXI, y hay que gritarlo y debatirlo abiertamente ante los ciudadanos. Entramos en la Venezuela 2020.

Arturo Molina

@jarturoms1

jarturomolina@gmail.com

www.jarturomolina.blogspot.com

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.