“Trump pasa página al intento de caída abrupta de Maduro”

Maduro Trump
En un trabajo especial de Emili J. Blasco publicado en ABC de España señala que Estados Unidos ha cambiado el paso en relación a Venezuela. El momento de la máxima presión para una caída abrupta del régimen chavista se ha agotado sin el resultado esperado y ahora las circunstancias conducen a una negociación entre las partes. 

Estados Unidos ha cambiado el paso en relación a Venezuela. El momento de la máxima presión para una caída abrupta del régimen chavista se ha agotado sin el resultado esperado y ahora las circunstancias conducen a una negociación entre las partes, según advertían los últimos días en Washington diversas fuentes consultadas. La tibieza de la mayor parte de la comunidad internacional a la hora de jugar a fondo la carta del reconocimiento a Juan Guaidó dio aire a Vladimir Putin para pujar fuerte por Nicolás Maduro y con ello este mantuvo el respaldo del Ejército.

Lea también: Senador Rubio advierte que Maduro cortará “muy pronto” el acceso a redes sociales y culpará a EEUU

Donald Trump ya ha reconducido la situación sugiriendo que Rusia ha dejado de ser una amenaza ante la cual EE.UU. deba actuar. Su «tuit» diciendo que los soldados rusos habían abandonado Venezuela tenía esa finalidad. En realidad ese personal militar va y viene, y si en un momento dado un grupo mayor de ellos salió del país fue por falta de pago. El mensaje de Trump obligó a Maduro a pagar rápidamente el monto debido, ante el riesgo de que los generales chavistas asumieran que Putin le había dejado solo. Por su parte, Maduro ha señalizado esa recobrada «normalidad» abriendo de nuevo las fronteras con Colombia y Brasil, mientras que Guaidó, reticente a una negociación, ya ha admitido la posibilidad de un proceso encauzado desde Noruega.

En esa negociación, avalada internacionalmente en un proceso que para que llegue a buen fin debe ser más amplio y riguroso que las experiencias anteriores en la República Dominicana, Maduro puede lograr su máximo objetivo –mantenerse en el Palacio de Miraflores hasta la celebración de nuevas elecciones presidenciales; es decir, sin darse el cese inmediato de la usurpación, como reclama Guaidó–, mientras que la oposición puede aspirar a lo debería ser su absoluta línea roja: obligar a unas elecciones transparentes (mediante un consejo nacional electoral abierto, sin uso de máquinas de votación, con registro electoral revisado y público). 

Trump pierde interés 

Tras el fracaso de la acción del 30 de abril, que iba a suponer el derrocamiento de Maduro, Washington ya ha desistido de provocar la marcha inmediata del líder chavista. Además de la dificultad de volver a conjuntar una conspiración interna contra Maduro, como la que había implicado al ministro de Defensa, Vladimir Padrino, y al presidente del Tribunal Supremo de Justicia, Maikel Moreno, la cuestión es que el propio Trump ya ha perdido interés en forzar algo que ha demostrado ser más complicado de lo que le aseguraban John Bolton, consejero de Seguridad Nacional, y otros colaboradores.

En las conversaciones directas mantenidas entre la Casa Blanca y el Kremlin, así como en los contactos entre el secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, y el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, la Administración Trump podría ya haber cedido a alguna exigencia de Moscú respeto a la presión estadounidense en el «extranjero próximo» de Rusia a cambio de la aceptación de Vladimir Putin de que haya nuevas elecciones presidenciales en Venezuela. La necesidad de una salida negociada se está abriendo paso habida cuenta de que ni Guaidó ha podido acabar con Maduro, ni Maduro con Guaidó.

El tiempo corre contra Guaidó

La Administración Trump, no obstante, está decidida a seguir quitándole el oxígeno a Maduro mediante la aplicación de sanciones, cuya plena implementación debiera producirse a finales de julio. Como en todos los procesos de diálogo anteriores, el tiempo corre a favor de Maduro, por lo que esa presión internacional es imprescindible.

Lea también:   Trump dice que su gobierno evalúa dar protección temporal a venezolanos

En apenas seis meses concluirá el mandato de Guaidó, quien a comienzos de enero debiera ceder el cargo de presidente de la Asamblea Nacional al dirigente de alguno de los partidos menores de la oposición, de acuerdo con el pacto establecido tras la victoria opositora en las legislativas de 2015. Aunque excepcionalmente se apruebe la renovación de Guaidó, en diciembre de 2020 debiera haber nuevas elecciones a la Asamblea, ocasión que el chavismo está esperando para intentar volver a controlar esa crucial institución.

Además, cuanto más tiempo pase, mayor será el éxodo de venezolanos dada la desmoralización de quienes habían creído en la ofensiva de Guaidó y el agravamiento de la situación por el efecto de las sanciones. Cuando más tarden las elecciones, mayor capacidad tendrá Maduro de controlar un electorado cada vez más reducido a las clases populares que comen de la «beneficencia» chavista y más argumentos en su mano para celebrar conjuntamente las presidenciales y las legislativas, acortando así el mandato de la Asamblea Nacional.

Artículo original publicado en ABC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: