La muerte acecha

Arturo Molina Opinión
Los venezolanos están urgidos de cambio en sistema político, económico y social. Las alternativas no pueden ser despreciadas para alcanzarlo. Lo que debe estar claro son las reglas de juego, bajo la observación internacional. La paz, trae paz. La guerra de las armas es reducto de los intransigentes. Con seres como esos, la muerte acecha.

Arturo Molina @jarturoms1

En Venezuela la vida se vive en suspenso hacia el terror. Algo así como la película cuyo protagonista tenía nombre de Freddy Krueger. Así anda el régimen de Nicolás. Mafias insertadas en el gobierno actúan bajo esquema despótico, impositivo, abusador, violador de las Derechos Humanos. Parece se activan desde el inframundo. Se apropian de las estaciones de servicio, producción y distribución de alimentos, medicinas, gas doméstico, medios de comunicación e información. Amenazan, secuestran, persiguen al disidente. Destruyen el sistema eléctrico, carreteras, puentes en todo el país. Rayar paredes de viviendas de opositores, desarmar ciudadanos para dejarlos a merced de delincuentes y grupos irregulares, ha sido propósito para someter a los ciudadanos a sus intereses.

Lea también:  Responsabilidad política por Noel Álvarez

Los niños mueren en los hospitales por falta de trasplante de medula ósea, oxigeno y desnutrición. Los niveles de esquizofrenia van subiendo a pasos acelerados. La salud de las personas se deteriora. Infartos, accidente cerebro vascular (ACV), suicidios, son alarma en grupos familiares y sociedad. Los revolucionarios siglo XXI se empeñaron en dividir y enemistar a los ciudadanos, ahora apuestan por la desaparición física forzada. Acontecimientos de alta factura para los escritores, guionistas, historiadores, quienes tendrán material suficiente para dar a conocer a las nuevas generaciones el horror sembrado, estimulado y aprobado desde las altas esferas del poder nacional contra las personas, derechos y propiedades..

En la frontera entre San Antonio del Táchira y Ureña (Venezuela), para con el Norte de Santander (Colombia), las colas de ciudadanos son inmensas para pasar al otro lado y comprar alimentos, medicinas, repuestos… Miles de personas de distintos estados del país se movilizan diariamente para hacer el periplo, y luego tener que pagar en alcabalas a su retorno  (las hay por montones), para que les permitan llevar a sus casas lo comprado, tal vez algunos lo hacen por negocio, pero la mayoría es para suplir la escasez que genera hambre, desconcierto, frustración y muerte.

Lea también:   “Téngale miedo al poder que envilece” por Paciano Padrón

La indolencia, desprecio, rencor, odio, irresponsabilidad, egoísmo, son anti-valores asumidos por los revolucionarios siglo XXI, quienes se consideran a sí mismos modernos, genuinos, creativos, mesías, papa caliente, agua en desierto. Son en esencia contrarios al desarrollo, libertad, pluralidad. Los venezolanos están urgidos de cambio en sistema político, económico y social. Las alternativas no pueden ser despreciadas para alcanzarlo. Lo que debe estar claro son las reglas de juego, bajo la observación internacional. La paz, trae paz. La guerra de las armas es reducto de los intransigentes. Con seres como esos, la muerte acecha.

Arturo Molina

Jarturomolina@gmail.com

www.Jarturomolina.blogspot.com

@jarturoms1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: