“Dejaremos legado histórico”, Bukele al asumir presidencia de El Salvador

Bukele
Portavoces de la numerosa comunidad salvadoreña en Estados Unidos pidieron el viernes a Bukele que recuerde que «un tercio» de la población del país vive en el exterior y que esos emigrantes necesitan de su «abogacía». 

El nuevo presidente de El Salvador, Nayib Bukele, dio por cerrada la etapa de posguerra del país centroamericano con su llegada al Ejecutivo y prometió, durante su primer discurso, dejar un legado histórico al concluir su mandato.

«Vamos a pensar en grande, vamos a dejarle un legado al pueblo salvadoreño que no se borre con la historia», dijo Bukele, de la derechista Gran Alianza por la Unidad Nacional, durante el acto de investidura celebrado en la plaza Capitán General Gerardo Barrios, en San Salvador.

Lea también:  Jair Bolsonaro dice que Nicolás Maduro no manda y que “es hoy un fantoche en Venezuela”

El empresario de 37 años comenzó su intervención reiterando las promesas que hizo en febrero pasado, tras ganar las elecciones presidenciales en primera vuelta, de convertir a El Salvador en un país «pujante, vigoroso y vibrante».

«Tenemos solo cinco años, no para pasar la página de la posguerra, no para derrotar el bipartidismo, esas cosas ya las hicimos. Tenemos cinco años para hacer de El Salvador un ejemplo para el mundo de que un pueblo puede salir adelante si así lo desea», subrayó.

Tras ser juramentado por el presidente de la Asamblea Legislativa, Norman Quijano, ante cientos de invitados especiales, incluidos 7 jefes de Estado, y ciudadanos, Bukele se convirtió en el mandatario más joven de la historia democrática salvadoreña.

Sin dar pistas de como resolverá los principales problemas del país, Bukele pidió «unidad» a los salvadoreños, «trabajar el doble» y «dejar de matarnos».

«Nos toca ahora a todos tener un poco de valor, asumir nuestra responsabilidad y todos como hermanos sacar adelante a El Salvador (…) no vamos a salir adelante si no nos unimos, tenemos que unirnos y asumir cada uno nuestras responsabilidades», manifestó.

Portavoces de la numerosa comunidad salvadoreña en Estados Unidos pidieron el viernes a Bukele que recuerde que «un tercio» de la población del país vive en el exterior y que esos emigrantes necesitan de su «abogacía».

«La gente no emigra porque quiere o porque en caravana se vienen a divertirse a Disneylandia», dijo a Efe Martha Arévalo, directora ejecutiva del Centro de Recursos Centroamericanos (CARECEN).

«La gente emigra para sobrevivir, por eso queremos que el nuevo presidente vaya a la raíz, para que la gente no se venga, incluso a pie, a Estados Unidos», apuntó.

Lea también: Estos son los candidatos a ser el decimocuarto primer ministro de Isabel II

Según cifras del Banco Central de Reserva de El Salvador, en 2018 ingresaron al país «en concepto de remesas familiares» 5.468,7 millones de dólares. «El dinero que los salvadoreños mandan es lo que mantiene fortalecida la economía», señaló Arévalo.

«Por eso urge que el nuevo presidente abogue por nuestra gente con Estatus de Protección Temporal (TPS), porque son casi 200,000 personas que, si los deportan, afectará el apoyo económico a las familias y al país», apuntó.

Con información de EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: