Salvador Garmendia dejó una huella imborrable en la literatura del siglo XX

Salvador Garmendia
Salvador Garmendia fue un polifacético escritor venezolano del siglo XX y considerado por la crítica como uno de los escritores del boom latinoamericano.

Hace 18 años, murió el escritor venezolano, narrador, cronista, guionista de radio, televisión y cine, Salvador Garmendia. Fue reconocido con el Premio Nacional de Literatura, por el libro de cuentos “Los escondites” (1972); Premio de Literatura Latinoamericana y del Caribe Juan Rulfo en la mención Cuento, con el relato “Tan desnuda como una piedra” (1989) y Premio Dos Océanos de Francia (1992).

Salvador Garmendia nació en Barquisimeto el 11 de junio de 1928 y falleció el 13 de mayo de 2001. En 1934 inició su escolaridad, sin embargo por razones económicas y de salud, se vio forzado a seguir el camino autodidacta por unos años. Luego,  se reincorporó a la educación formal y desempeñó diversos oficios, como locutor. En 1948 se trasladó a Caracas, y continuó en el mundo de la radio nacional.

Lea también: Para todas ellas: “Feliz Día de Las Madres”

Desde muy joven Salvador Garmendia inició la publicación de sus novelas, como: El Parque, su primera novela; Los pequeños seres, que le hizo merecedor el Premio Municipal de Prosa; Los Habitantes; Día de ceniza; La mala vida, una novela que ya asomaba su lenguaje cinematográfico; Los pies de barro; Memorias de Altagracia; y, El Capitán Kid. Memorias de Altagracia, de 1975, la escribió en Barcelona (España), que le permitió reconectarse con sus vivencias, lo fantasmal y fantástico literario y le otorga un sitial en el nutrido boom de la literatura latinoamericana. En 1982 esta novela fue incluida en las Letras Hispánicas dentro del género de obras clásicas de literatura española y latinoamericana.

Publicó varios libros de cuentos, relatos y textos breves, entre ellos: Doble fondo; Difuntos, extraños y volátiles; Los Escondites; El único lugar posible; Hace mal tiempo afuera; La casa del tiempo;  Cuentos cómicos; La gata y la señora; Sobre la tierra calcinada; y, La media espada de Amadís. En 1976 Salvador Garmendia publicó en el Diario El Nacional el cuento “El Inquieto Anacobero”, que causó polémica dado el uso de “malas palabras”, lo que arrojó una denuncia judicial por parte del Bloque de Prensa Venezolano. En 1990 las crónicas que habían aparecido en El Sádico Ilustrado, bajo el compendio “Crónica sádicas” y contó con las ilustraciones del caricaturista Pedro León Zapata.

Lea también: 38 años del fallecimiento de Bob Marley

Desde mediados de los noventa publicaba semanalmente en el diario El Nacional, y a partir de 1999 su columna quincenal “Ojo de Buey”, en el Papel Literario de ese diario. Su pluma además prologó importantes antologías de los escritores venezolanos: Rafael Cadenas, Arturo Uslar Pietri, Vicente Gerbasi y José Antonio Ramos Sucre. Los cuentos infantiles también ocuparon un puesto importante en su literatura.

 FOTOS:

 El Estímulo

Barquisimeto.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: