Trucos para enseñar a tu niño a comer de todo

comida para niños
La alimentación es muy importante en los niños, pues al estar en la etapa de crecimiento es indispensable que consuma alimentos saludables y nutritivos que lo ayuden a crecer sano.

Lograr que el niño se alimente de manera  balanceada y nutritiva es difícil, pero con técnicas, paciencia y amor se puede lograr que el pequeño tenga como hábito comer bien.

¿Cómo lograrlo? Siguiendo estos consejos el niño se irá acostumbrando a comer de todo, especialmente alimentos nutritivos.

Lea también: Las 5 tendencias que marcarán el futuro de la educación

El momento mágico

Lo primero que toda madre debe hacer es transformar el momento de la comida, en un momento mágico. Presentar los alimentos de forma creativa y divertida, decorando los platos y haciendo figuras con los alimentos; por ejemplo: Servir el sándwich con caritas felices, usando ingredientes como frutas y vegetales.  Mezclar colores, formas y texturas es lo ideal y esto hará que el niño tenga mucha expectativa por la presentación del siguiente plato y lo motivará a consumir todo tipo de alimentos.

Creatividad

Cuando el niño va a probar un alimento nuevo, la madre debe poner en práctica toda la creatividad posible, pues es normal que el niño se  sienta incómodo y no quiera comer. Para motivarlo se pueden inventar diferentes juegos, leer un cuento o inventar personaje y hacer que el alimento sea uno de ellos. Si esto no resulta no hay que sentirse derrotado, por el contrario se debe insistir todas las veces que sean necesarias,  dándole al niño porciones pequeñas.

Cortar la comida

Es muy importante cortar las frutas y vegetales en trozos pequeños, especialmente  si es menor de dos años, para evitar que se atragante con la comida.

Sin estrés

Para dar los alimentos al niño es muy importante estar muy calmado y sin estrés, para que la hora de la comida no se convierta en una batalla campal y momento de tortura para los dos. Se deben respetar los deseos del niño y permitir que diga cuándo es suficiente, recordando que su estómago es pequeño y no está preparado para recibir tanta comida.

Horarios regulares

Establecer horarios regulares para la comida es un punto muy importante para que el niño forme el hábito de alimentarse bien. Desayuno, almuerzo, cena y dos meriendas deben tener una hora en la que se coma a diario.

Meriendas

Las meriendas no tienen por qué perder su valor nutritivo y en estas comidas se le puede ofrecer al niño por ejemplo cubitos de queso, tomates cherry picaditos, fruta picada, yogurt con fruta, galletas de avena, palitos de verdura como la zanahoria, o un mini sándwich.

Ejemplo

Los adultos son el mejor ejemplo para los niños, por lo que es importante que los hijos vean a sus padres comer gran variedad de vegetales y todo tipo de alimentos, así ellos se sentirán motivados a hacer lo mismo. El niño se debe sentar a la mesa con toda la familia y probar poco a poco todos los alimentos servidos. Este momento es una magnífica oportunidad para que el niño interactúe socialmente con todos.

Lea también: Mantenerse activa durante el embarazo: Estos son los deportes permitidos

Respetar sus gustos

Es importante recordar que los niños también tienen sus gustos y preferencias respecto a la comida y esto se debe respetar. No necesariamente lo que le gusta a la madre también le debe gustar a los hijos, pero sin llegar al extremo de tener que preparar un menú especial para el niño,  ya que se debe ir adaptando a la dieta familiar. Es recomendable que de vez en cuando se le incluyan alimentos de su gusto.

Si tienes alguna técnica especial con la que hayas logrado que tus hijos coman bien y de forma saludable, cuéntanos en los comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: