Gabriel García Márquez: Un hombre supersticioso

Gabriel García Márquez
Hace cinco años el mundo entero lloró la muerte del reconocido  escritor, guionista, periodista y Premio Nóbel de Literatura, Gabriel García Márquez.

Hoy se recuerda la muerte del Premio Nóbel de Literatura, escritor, guionista y periodista Gabriel García Márquez, quien falleció en su casa en Ciudad de México, en el 2014, a raíz de un cuadro de deshidratación y una infección pulmonar que lo llevaron a ser internado en un centro hospitalario.

Cuenta la historia, que el día en que asesinaron al dirigente liberal Jorge Eliécer Gaitán, en el centro de Bogotá, lo que desató el famoso «Bogotazo», el 9 de abril de 1948, Márquez  estuvo a pocas cuadras del lugar.

Desde ese momento, Gabo como le decían,  comenzó a vincularse al mundo periodístico. Sus primeras colaboraciones fueron publicadas por el periódico liberal El Universal de la ciudad de Barranquilla.

Lea también: Hace 92 años nació Benedicto XVI, Papa emérito de la Iglesia católica

En 1955 publicó su primer libro, La hojarasca. En junio de 1967 publicó Cien años de soledad. En una semana vendió 8.000 ejemplares. De allí en adelante, el éxito fue asegurado y se hizo una nueva edición cada semana, pasando a vender medio millón de copias en tres años. El libro fue traducido a más de veinticinco idiomas y ganó seis premios internacionales.

Detalló el portal informativo mundo.sputniknews.com  cinco puntos que no son muy conocidos de Gabo: A pesar de que él mismo ha dicho y dejado por escrito que nació el 6 de marzo de 1928, hay varios biógrafos, estudiosos de su obra e incluso su propio padre, Gabriel Eligio García, que afirman que nació en 1927.

El famoso escritor, conoció a su esposa, Mercedes Raquel Barcha Pardo, cuando ella tenía 9 años. Según dice, le propuso matrimonio desde que ella cumplió 13 años, pero recién dijo «sí» a los 26, cuando él ya tenía 31 años.

Lea también: ¿Conoce lo que esconden las monstruosas gárgolas de la catedral de Notre Dame en París?

Aunque García Márquez poseía residencias en París, Bogotá y Cartagena de Indias, vivió la mayor parte del tiempo en su casa de la Ciudad de México, desde principios de los años 60. Allí escribió Cien años de soledad, en el número 19 de la calle La Palma de la colonia San Ángel.

En 1999 García Márquez entrevistó a Shakira y se declaró su ‘fan’. En el reportaje que publicó la revista Cambio, escribió que su música «tiene un sello personal», «una sensualidad inocente» y que «nadie puede cantar y bailar como ella lo hace». Cuando su libro El amor en los tiempos del cólera, fue llevado a la pantalla grande, el escritor pidió a Shakira que interpretara las canciones principales de la película. La cantante, a su vez, bautizó una escuela en honor a su amigo.

Márquez  era un hombre supersticioso: siempre tuvo flores amarillas en su casa; las consideraba un amuleto de buena suerte. En cambio, creía que los caracoles detrás de la puerta, los pavos reales, las flores de plástico y el frac traían muy mala suerte. Justamente evitando el frac, fue a recoger su Premio Nóbel vestido con un liquiliqui, vestimenta tradicional de los Llanos colombo-venezolanos.

FOTOS:

El País

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: