Conozca los detalles de la muerte de Leider García expolicía de Politáchira

Foto Archivo
En medio de una balacera, un perdigón dejó en el suelo a Leider Dirinoth García Rangel, expolicía de Politáchira, luego de enfrentarse a los colectivos oficialistas el pasado 23 de febrero, cuando esperaban el ingreso de la ayuda humanitaria a Venezuela.

Leider Dirinoth García Rangel, de 30 años, expolicía, falleció en la madrugada del 11 de marzo en la Clínica Santa Ana de Cúcuta, luego de enfrentarse a los colectivos oficialistas para tratar de ingresar la ayuda humanitaria a Venezuela, el sábado 23 de febrero.

Informaron familiares de García que el pasado viernes 22 de febrero, Leider estaba en La Parada, donde vivía con su pareja y su hijo de 3 años. Ese día en horas de la tarde decidió pasar a San Antonio para llevarle mercado a su señora madre y cuando quiso retornar al otro día, la frontera estaba cerrada y no pudo hacerlo; entonces, en un sentimiento de rebeldía contra el gobierno al que le sirvió como miembro de la Policía del  estado Táchira, hasta hace dos años, se concentró junto a otros jóvenes en el barrio Ruiz Pineda de San Antonio, en inmediaciones del Cementerio Central y, aglomerados, dejaron salir todo su inconformismo.

Lea también: 67 venezolanos asesinados en Norte de Santander en 2018

Según la compañera sentimental de García Rangel, “Él había pedido la baja en la Policía pero no se la dieron; desde hace como cinco años no le dan la baja a nadie, por eso se retiró; él estaba en desacuerdo con muchas cosas que ocurrían y también por el bienestar de su hijo. Se vino a trabajar acá en Colombia como instructor de gimnasio”.

Continuó diciendo que “ese día cuando me dijo que no había podido pasar le dije ‘véngase antes de que se arme el mierdero, véngase’, pero no, se fue a la protesta”.

Lea también: Un venezolano herido y un fallecido en la trocha La Carbonera

A las 12:30 del mediodía de ese sábado, se armó una balacera. Dijeron testigos, varios integrantes de los colectivos chavistas y de otro grupo de hombres armados, señalados de ser presos sueltos por Nicolás Maduro atacaron a quienes se defendían con piedras.

Se conoció que hubo una balacera y un perdigón dejó en el suelo a Leider, y cuando intentó pararse, una bala le atravesó el tórax y ya no pudo levantarse.  “Lo revisaron y respiraba. Entonces, entre dos lo montaron en una moto para llevarlo al hospital de San Antonio”, manifestaron los presentes.

“En ese hospital lo que hicieron fue reanimarlo y ponerle un tubo al tórax, allá no duró nada porque lo trasladaron a San Cristóbal. Estuvo todo el tiempo con fiebre y no le paraban bolas, solo le daban calmantes y le ponían pañitos húmedos en la frente. Él estuvo consciente un tiempo y alcanzó a decirnos de lo que se acordaba; aseguró que no supo si fueron los colectivos o los presos los que lo hirieron”, recordó la dama.

“Su papá es colombiano y por eso él también tiene la nacionalidad colombiana y su seguro de Comparta. Firmamos la salida voluntaria y junto a la familia y una enfermera emprendimos la travesía para buscar una mejor atención medica”, destacó.

Familiares del exfuncionario policial reclamaron el cadáver en Medicina Legal de Cúcuta, luego lo llevaron hasta el barrio Alfonso López de La Parada, donde fue velado por unos minutos en la casa de la familia colombiana con la que vivía.

Reseñó www.laopinion.com.co que después de las 5:30 de la tarde, tras conversaciones con efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana, evitaron el paso del féretro por el río Táchira y lograron ingresarlo a territorio venezolano por el puente internacional Simón Bolívar.

Se fueron las ilusiones de un joven que tenía sueños y quería un mejor porvenir para su familia, viajó a Colombia en busca de mejores condiciones de vida, pero no fue así. El pasado jueves, a las 3:00 de la tarde, a Leider García Rangel le dieron cristiana sepultura.

FOTOS:

La Opinión

YouTube

 

Deja un comentario