23 de febrero 2019

Arturo Molina Opinión
Ya vendrán nuevos amaneceres y el debate productivo será la vía de escape. El 23 de febrero 2019 luce como referente en la historia contemporánea. Apostémosle a la nueva Venezuela.

Arturo Molina @jarturoms1

El 23 de febrero 2019 toma ritmo ascendente en Venezuela y el mundo. La expectativa es creciente porque ese día se espera ingrese la ayuda humanitaria a territorio nacional. Los movimientos de personas hacia el lado de la frontera que une al Táchira (Venezuela) con el Norte de Santander (Colombia) a través de puente internacional de Tienditas, epicentro de los acontecimientos, es permanente.

Desde conciertos a realizarse del lado colombiano el día anterior con artistas de reconocida trayectoria internacional, para dar alegría al derecho a la vida, hasta la visita de autoridades del régimen, y presencia de colectivos para sembrar temor, marcan pauta en los eventos previos al acontecimiento esperado por la voluntad de la mayoría de los ciudadanos, exigiendo el ingreso de la ayuda humanitaria que trae alimento y medicina, en sentido contrario a decisión de oficialismo, quienes con arrogancia se niegan a permitirlo.

Lea también: Cantos de libertad por Noel Álvarez

Las detenciones de ciudadanos por parte de las autoridades militares asentados en puesto de alcabala en Peracal, movilizados espontáneamente en señal de protesta ante el absurdo del régimen, rotulan la lucha existente entre el bien y el mal.

La estrategia del oficialismo para manipular la opinión pública ha sido privar de libertad a funcionarios de su gobierno, para acusarlos de acaparamiento y traición, pero las cosas han cambiado y mucho, siendo denunciado el atropello como factura política, porque estos se han pronunciado a favor de la ayuda humanitaria. Igual hecho ocurre al anunciar el oficialismo la llegada de miles de toneladas de alimentos y medicina provenientes de China y Cuba, pero al final del túnel no va a los hospitales ni a familias venezolanas, pasando a ser productos para la reventa a través de las mafias establecidas y protegidas por el régimen.

Todo escenario mostrado por el oficialismo busca la desmotivación y confrontación, pero en el asfalto están los ciudadanos conscientes de su responsabilidad y derechos.

La ruta establecida por la Asamblea Nacional para alcanzar el cambio de sistema de gobierno ha avanzado con firmeza. Salida del usurpador, junta de gobierno de transición y elecciones libres son el marco de acción permanente de dirigentes y dirigidos. Algunas escaramuzas se han presentado por parte de ciertos desorientados quienes juegan posición adelantada ante los eventos presentes, pero la máscara ha caído y la mayoría no ha entrado en provocaciones que buscan consolidar al régimen en el poder.

Lea también: ¡Apúrense! por Bernard Horande

Dirigentes políticos, mandatarios regionales y profesionales del periodismo han sido expuestos ante la opinión pública para descalificarlos, llegándose incluso a la amenaza. Toda mentira y engaño cae por su propio peso. La dignidad de las personas no puede ser pisoteada por cualquiera. La lucha es en unión para salir de la pesadilla.

Ya vendrán nuevos amaneceres y el debate productivo será la vía de escape. El 23 de febrero 2019 luce como referente en la historia contemporánea. Apostémosle a la nueva Venezuela.

Arturo Molina

@jarturoms1

www.jarturomolina.blogspot.com

jarturomolina@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: