Satanizar no ayuda

Arturo Molina Opinión
Requerimos de ciudadanos que respeten al otro, para generar país para todos, con cultura para el entendimiento, debate, la reflexión. Salir de unos radicales para coronar a otros es para seguir jodidos. Satanizar no ayuda.

Arturo Molina @jarturoms1

La situación país en Venezuela ha permitido a sectores radicales apropiarse de la opinión pública en términos de la inmediatez. El cambio de gobierno es una necesidad gritada por los ciudadanos, pero debe darse bajo el manto de lo establecido en la Constitución Nacional para evitar entuertos que enreden y prolonguen la estadía del régimen al frente del poder.

La Asamblea Nacional ha dado paso al frente para desde los cabildos abiertos informar al país de la realidad y los escenarios que se pueden presentar. Se enfrenta a factor político con poder económico y control de las instituciones. Se espera respuesta de las Fuerzas Armadas Nacionales, pero estás no van a responder ni actuar bajo la desorganización y sin apoyo contundente de los ciudadanos.

La presión internacional ha hecho y sigue haciendo mella sobre las acciones que ejecuta el régimen hacia afuera, pero indiscutiblemente es la protesta interna, organizada, articulada con gremios, sindicatos, estudiantes, partidos políticos, vecinos, ong, iglesia, la que tiene peso real para que el régimen desaloje el poder, pero ese desalojo no es a golpes y mandarrias, es por la vía del entendimiento, de sumar a negros y blancos, rojos y verdes, amarillos y naranjas.

La estrategia del régimen ha sido y sigue siendo la confrontación a través de la  zozobra, división de la unidad, el desprestigio y escándalo contra connotados dirigentes de la disidencia, lo repiten una y otra vez. Elaboran con pinza anuncios diversos para sembrar la duda y promover la desesperanza en la mayoría de la sociedad democrática. Ante esa maniobra hay factores de oposición que pisan la concha y asumen el odio contra quienes hoy regresan para apoyar el restablecimiento de la democracia, asumiendo lo inmediato como bandera, sin sentarse a revisar lo que acontece y el camino a seguir.

El triunfo no es para aplastar al contrario, así ellos vean a los otros como enemigos, y nadie puede cantar victoria hasta que el juego termine. Esa no es la conducta de los demócratas. La actitud debe ser hacia el abrazo, el reconocimiento, la disculpa, reflexión. Requerimos de ciudadanos que respeten al otro, para generar país para todos, con cultura para el entendimiento, debate, la reflexión. Salir de unos radicales para coronar a otros es para seguir jodidos. Satanizar no ayuda.

Arturo Molina

www.Jarturomolina.blogspot.com

@jarturoms1

jarturomolina@gmail.com

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: