82% de los venezolanos no recibe agua potable

protestas falta agua
Por esta circunstancia, en el primer semestre de 2018 se han llevado a cabo 260 protestas a nivel nacional por falta de agua. El estado Miranda y el Distrito Capital, donde se concentran 5.327.360 habitantes, encabezan la lista”, señala el documento titulado “Emergencia humanitaria en Venezuela, derecho al agua. 

Las fallas en el suministro de agua potable en Venezuela es otra cara de la crisis humanitaria compleja que atraviesa el país. A esa conclusión llegaron seis organizaciones que brindaron un balance nacional sobre el derecho al agua y en el que apuntan que actualmente 82 % de la población venezolana, equivalente a 28 millones de habitantes, no cuenta con suministro continuo y cuando lo recibe esporádicamente es de mala calidad.

La razón detrás de las irregularidades en el servicio se debe a la falta de mantenimiento de las redes de distribución de agua potable y las conexiones domiciliarias que tienen más de 50 años construidas. La cantidad de agua perdida por roturas de tuberías y empotramientos ilegales y otras fallas han ocasionado que se desperdicien 5.400 litros por segundos de agua ya tratada. El problema afecta a 75 % de los hospitales públicos y a gran parte de los planteles educativos.

El informe refleja que en el país no hay supervisión ni asignación de recursos para las empresas hidrológicas y plantas de potabilización. La red de saneamiento está desmantelada y no se les ha hecho reemplazo de bombas, válvulas y tuberías que tienen su período de vida útil vencido.

Mencionan, por ejemplo, que el embalse Guri, ubicado en el estado Bolívar, que produce más de 65 % de la electricidad del país, tiene 9 de sus 20 turbinas dañadas y no se han reparado, razón por la que han ocurrido apagones por más de 12 horas en diferentes regiones del país. “Si dejase de funcionar la hidroeléctrica Guri, agravaría mucho más la emergencia humanitaria compleja en que nos encontramos”.

El informe resalta otros problemas que deterioran la calidad del servicio, como la destrucción de cuencas, la contaminación de las aguas y la disminución en la recolección de aguas residuales. “La inadecuada provisión de agua potable y la deficiencia de servicios de recolección incide en las condiciones sanitarias y de higiene de la población”, resaltan en el documento, en el cual agregan que las debilidades en el tratamiento de las aguas incide en el repunte de enfermedades, como diarreas y hepatitis A.

Las organizaciones sostienen que el problema se agudizó debido al “desmantelamiento institucional” de los entes rectores encargados de la gestión del agua y la corrupción que envuelve a las obras inconclusas relacionadas con el suministro de agua potable.

Las organizaciones que participaron este reporte nacional sobre el derecho al agua y aportaron datos fueron Fundación Agua Clara, Coalición Clima 21, Aguas Sin Fronteras, Mesas Técnicas de Agua de la Red de Organizaciones de Baruta del estado Miranda, la Asociación Civil Fuerza Ecológica de Calabozo (Fecolca) y Civilis Derechos Humanos.

Foto EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: