Foto Archivo
Un supuesto fraile, identificado como José Luis Aduen Uribe, fue capturado por la Policía Metropolitana de Barranquilla tras ser señalado de explotación sexual de varios ciudadanos venezolanos, que se encontraban en el barrio Los Andes.

La Juez Sexto Penal de Garantías envió a la cárcel Distrital El Bosque de Barranquilla a J.  Aduen, por los delitos de trata de personas y concierto para delinquir.

Aduen U. está acusado de retener de manera obligatoria a 28 personas, la mayoría de nacionalidad venezolana, a quienes utilizaba para que practicaran sexo explícito delante de una cámara Web para ser transmitido a través de internet, reseñó el portal informativo www.laopinion.com.ve.

Según el representante de la Fiscalía durante la audiencia de acusación entregó pruebas fotográficas de los elementos encontrados en la residencia del barrio Los Andes, entre las cuales está un equipo de cómputo, seis cubículos acondicionados con colchones, donde supuestamente las personas eran sometidas a vejámenes sexuales por los clientes que lo solicitaban por medio de la web.

Al mismo tiempo presentó varios testimonios de las personas que allí estaban y quienes relataron que en un principio les ofrecieron una buena remuneración, pero que con el pasar de los días el pago disminuyó.

Se conoció que algunos llegaron a acumular deudas por alimentación y dormida y por esto no se les permitía salir, porque se podían volar con el dinero adeudado.

También presentó relatos en los que las mujeres y hombres manifestaron sobre lo que tenían que hacer para cumplir con la cuota diaria, que eran mil “toques” delante de la cámara. Quien no cumpliera, no recibía el pago.

Una venezolana y quien se vino desde Ecuador por el prometedor pago, relató que tenía que masturbarse delante de la cámara durante ocho horas para poder cumplir con la cuota. También dijo que el pago desmejoró con el tiempo y por eso muchos de los que estaban encerrados tenía la intención de salirse del negocio, pero Aduen Uribe los amenazaba con denunciarlos ante Migración Colombia porque muchos de ellos estaban de manera irregular en el país.

Ante estas acusaciones J. Aduen  insiste en su inocencia y recalcó que la residencia era un lugar de paso y él les cobraba 60.000 pesos por noche y alimentos que les suministraba.

Indicó también que su abogado presentó videos de las personas que lo denunciaron en los que se retractan de lo manifestado a las autoridades.

El representante de la Fiscalía mostró su preocupación porque varias de las personas que denunciaron a Aduen no aparecen y aunque los han estado contactando no responden y teme que el caso precluya.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.