árbitros en Venezuela
Ya más de 32 árbitros fueron inhabilitados en lo que va de 2018 en reclamo por los sueldos sin pagar que acontecen desde la tercera jornada del Torneo Clausura.

El fútbol profesional venezolano no escapa a la rigurosa crisis económica que vive el país. Ejemplo de ello son los ambientes de trabajo de los árbitros, quienes no toman sus honorarios profesionales desde hace más de dos meses.

Al menos 32 árbitros profesionales del estado Táchira (oeste) no participaron en los partidos correspondientes a la 11° jornada en protesta por los impagos que ocurren desde la tercera jornada del Torneo Clausura, disputada entre el 4 y 5 de julio pasado.

Como resultado, fueron fijados otros colegiados y los 32 en protesta fueron inhabilitados por la Asociación Tachirense de Fútbol, una dependencia de la Federación Venezolana de Fútbol (FVF).

Carlos Zamudia, miembro de la presidencia de la comisión de árbitros del estado Táchira, declaró a Efe que «están cansados de financiar el fútbol nacional», pues son los propios profesionales quienes resguardan los gastos de traslado a cada partido.

Zamudia exteriorizó que esperan por el apoyo de la Comisión Nacional de Árbitros para anular esta sanción, al tiempo que señalan que «nunca han tenido la intención de sabotear los torneos» luego, inquiete las condiciones, continuarán solicitando a su ingenio para cumplir con sus compromisos.

«Tenemos que pedir dinero prestado, comprar efectivo, pedir colas (…) los viáticos no varían a pesar de la distancia que recorras para trasladarte a la ciudad del juego», señaló a un miembro anónimo de la junta de árbitros del Táchira a Efe.

Los honorarios, expone, ascienden a 4.200 bolívares, pero «el problema es que pasas uno y dos meses sin cobrar (…), designan juegos y se acumulan las deudas».

«Mientras tanto, el árbitro se las sigue ingeniando para cumplir en cada jornada», concluyendo con eso.

En medio del escenario de hiperinflación que sufre Venezuela, en el que los precios suben 4 % cada día según datos del Congreso, la pérdida asciende a «mucho más de lo que percibimos por tres juegos de fútbol», afirma.

Zamudia expresó que es un hecho público que los equipos agrupados en la Ligafutve cancelaron por adelantado a la FVF el 95 % de los partidos que cubrirían las jornadas hasta noviembre, por lo que no se explica el retraso en el pago.

«Estamos hablando de más de 8 jornadas en primera y segunda división y al menos 10 en tercera y los montos varían con cada árbitro, pero si la federación ya tiene el dinero ¿Por qué no pagan?», disputó.

Zamudia formó un llamado al presidente de la ATF, Jairo Ramírez, para que haya un «punto de reflexión», y afirmó que los reclamos son «justos».

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.