En la unión esta la fuerza contra la esclavitud

Arturo Molina Opinión
Salir del modelo político colectivista impuesto por el régimen militarista-comunista-dictatorial, para retornar al sistema de libertades, es tarea de todos los demócratas. Divididos y sin partidos es imposible alcanzar el propósito democrático. En la unión está la fuerza contra la esclavitud.

Arturo Molina @Jarturoms1

La estrategia del régimen direccionada a dividir al adversario político, parece les ha dado dividendos, al contemplar públicamente controversias altisonantes entre factores de oposición, generando desconfianza en los ciudadanos, quienes quedan expuestos cándidamente a las garras de los laboratorios del régimen y radicales.

El oficialismo juega a quebrar la resistencia mental de los ciudadanos. Ataca sin clemencia para sembrar susceptibilidad y liquidar posibilidad de cambio. Los dirigentes políticos de oposición son expuestos al escarnio público por adversarios que juegan a la guerra. La posibilidad de alcanzar el trono impone la inmediatez y con ello la desproporción de la aspiración.

El régimen anula partidos y crea otros a la vez. Es el mensaje subliminal para desconcertar, maltratar al contrario, arrinconarlo, hacerle creer que todo está perdido, y así impone su hegemonía política totalitaria. Triunfa al lograr la abstención, porque mientras unos se niegan a participar, ellos quedan con el camino libre para avanzar en su proyecto de esclavitud. Los complejos de la oposición ayudan a su causa.

Al régimen hay que combatirlo con sus propias armas. Desnudarle por completo ante la opinión internacional para que se cierren las vías de financiamiento para la adquisición de armamento que va a ser usado en contra de los adversarios políticos; la lucha es adentro, buscando el restablecimiento del hilo constitucional, aupando el retorno al sistema de libertades. La libertad se alcanza en el terreno de las convicciones, de ideas, propuestas, organizando y movilizando a los ciudadanos con acciones asertivas. Jamás con la claudicación. En política quien se retira pierde.

Aspiraciones políticas tienen todos quienes activan en la misma. Derecho a plantear vías para solventar diferencias también. Permitir la participación de los ciudadanos en la toma de decisiones es pertinente, aconsejable y plausible. Los dirigentes están para dirigir, los lideres para liderar, pero estos no alcanzan sus aspiraciones políticas sin organizaciones que canalicen los anhelos sociales, y eso se logra escuchando, debatiendo, mediando, promoviendo ideas y proyectos, con claridad filosófica y conceptual.

La realidad venezolana exige ponderación, humildad y madurez de sus líderes y dirigentes de partidos políticos, gremios, estudiantes, sindicatos, productores, independientes. Salir del modelo político colectivista impuesto por el régimen militarista-comunista-dictatorial, para retornar al sistema de libertades, es tarea de todos los demócratas. Divididos y sin partidos es imposible alcanzar el propósito democrático. En la unión está la fuerza contra la esclavitud.

Arturo Molina 

jarturomolina@gmail.com

 

Deja un comentario